28 de febrero de 2013 / 12:47 a.m.

El secretario general del partido, Alejandro Sánchez Camacho, consideró que "sería inaceptable que esta acción sólo sirviera para poner a un incondicional del presidente Enrique Peña Nieto al frente del sindicato más importante de América Latina".

Ciudad de México • La detención de la líder del SNTE, Elba Esther Gordillo, debe dar pie a una verdadera democratización del sindicato y no abrir la puerta para imponer dirigentes sindicales a modo, consideró el secretario general del PRD, Alejandro Sánchez Camacho, quien se congratuló por este hecho.

Señaló que debe impulsarse la verdadera democratización del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, "porque sería inaceptable que esta acción sólo sirviera para poner a un incondicional del presidente Enrique Peña Nieto al frente del sindicato más importante de América Latina".

A través de un comunicado advirtió que "podría tratarse de una acción para tratar de legitimar la intención del priista y su partido para llevar adelante las supuestas reformas estructurales que tienen que ver con imponer el IVA a medicinas y alimentos, o la privatización de Pemex".

En tanto, la coordinadora nacional de la corriente perredista Foro Nuevo Sol, Hortensia Aragón dijo que la detención de Elba Esther Gordillo por el presunto delito de desvío de recursos de procedencia ilícita "tiene claros tintes de venganza política, por la reticencia de la profesora a avalar la reforma educativa recientemente promulgada", aseguró.

Consideró que una vez que el presidente Enrique Peña Nieto ha sentado precedente y se ha decidido al fin a “mostrar el músculo” contra Gordillo, el siguiente paso que tiene que dar su gobierno debe ser “cortar la cabeza de otros oscuros personajes señalados por décadas de cometer actos ilegales similares por los que ahora se acusa a la líder del SNTE, como Carlos Romero Deschamps y Víctor Flores" líderes de los sindicatos petrolero y de ferrocarrileros, respectivamente.

DANIEL VENEGAS