31 de enero de 2013 / 07:18 p.m.

 Luego de cien días de realizar inspecciones en las zonas carboníferas del país, particularmente en Coahuila, las Secretaría de Trabajo y Previsión Social (STPS) y de Economía, así como las procuradurías federales y estatales determinaron cerrar 20 pocitos por constituir un riesgo a la seguridad de los trabajadores, tener condiciones de esclavismo y algunos hasta con el crimen organizado.

Alfonso Navarrete Prida detalló que se trata de pozos con "“condiciones de insalubridad y de mala higiene que no pueden existir en México, por eso debieron de ser clausurados”".

"“No hemos tenido al día de hoy incidentes graves, a pesar de que en los meses de enero y febrero en la zona carbonífera son los más difíciles en los que puede haber accidentes porque el frío hace que el gas se acumule asociado a la extracción de carbón, así sucedió desafortunadamente en Pasta de Conchos (2009)”".

El funcionario federal comentó que esta veintena de pocitos son negocios familiares y, en otros casos, nos topamos con una industria de explotación hacia seres humanos y en casos aún más graves ha habido infiltración del crimen organizado.

Señaló los detalles de que células criminales están infiltradas a las áreas de seguridad del gobierno federal y detalló que como parte del compromiso aún quedan por efectuar otras cien inspecciones.

— BLANCA VALADEZ