2 de mayo de 2014 / 10:34 p.m.

Venezuela.- El ministro de Relaciones Interiores, mayor general Miguel Rodríguez Torres, denunció el viernes la existencia de un supuesto plan para promover las protestas callejeras ocurridas en los últimos meses en Venezuela y dijo que 58 extranjeros, entre ellos un estadounidense, han sido detenidos por su presunta relación con esos hechos.

Rodríguez Torres dijo en conferencia de prensa que las autoridades han detenido en las últimas a los extranjeros, entre los que se encuentra el estadounidense Todd Michael Leininger, por su presunta relación con una conspiración para promover las protestas contra el gobierno de Nicolás Maduro.

En el caso Leininger, el ministro dijo que fue apresado en la ciudad suroccidental de San Cristóbal con dos pistolas, dos fusiles de asalto y uniformes militares y agregó que también se le incautó un pasaporte estadounidense y una insignia de una "supuesta justicia norteamericana" por la que las autoridades venezolanas están pidiendo requerimientos.

"¿Qué hacía ese señor con esas armas en una guarimba (barricada) en San Cristóbal?", indicó Rodríguez Torres al referirse Leininger.

El Tribunal Supremo de Justicia informó el 23 de abril la detención de Leininger, de 32 años, tras "herir presuntamente, con un arma de fuego" a un hombre, se informó en un comunicado en el que no se precisó la fecha del incidente ni cuándo fue capturado.

Entre los detenidos extranjeros el ministro mencionó a Luis Enrique Liscano Villamizar, a quien identificó como un exmilitar colombiano y lo acusó de ser "asesor de las guarimbas" en el estado occidental del Zulia; y a Gualberto Soto, quien según dijo formó parte de las Autodefensas de Colombia y del grupo paramilitar Los Urabeños de la región colombiana de Urabá, y habría asesorado las protestas de calle y las barricadas del estado suroccidental de Táchira.

Otro de los extranjeros detenidos es Gabriel Alejandro Reyes Beltrán, quien es solicitado por el gobierno español y es buscado por Interpol y habría actuado como "un entrenador para los estudiantes en el Táchira en el tema de la guarimba", precisó el ministro.

El alto oficial también informó la captura de un hombre de origen árabe a quien identificó como Jayssam Mokded Mokded, un supuesto "terrorista" que fue apresado en el estado centro costero de Aragua. La estatal Agencia Venezolana de Noticias indicó que Mokded fue arrestado hace dos meses y que le incautaron teléfonos celulares, documentación y computadoras desde los cuales establecía contacto con personas en distintos lugares del mundo.

Rodríguez Torres señaló que algunos dirigentes estudiantiles y opositores venezolanos están implicados en el supuesto plan de conspiración, pero no presentó mayores pruebas que algunas fotografías de los mencionados e imágenes de armas.

El ministro indicó que un funcionario de la embajada de Estados Unidos en Caracas, al que identificó como Robin Mellers, habría tenido contacto con un opositor venezolano implicado en el complot, al que ayudó a tramitar una visa para viajar a Estados Unidos. Al ser interrogado sobre la situación del funcionario estadounidense el ministro solo dijo que estuvo en Venezuela en 2011.

AP solicitó a la embajada de Estados Unidos en Caracas una reacción sobre el funcionario mencionado por el ministro pero no hubo comentarios de momento.

Venezuela se ha visto sacudida desde febrero por protestas de universitarios y opositores, esencialmente de clase media, en contra de una inflación desbordada -que alcanzó en marzo una tasa anualizada de 59 por ciento-, el desabastecimiento de productos básicos y un alto índice de delincuencia.

Rodríguez Torres anunció el mes pasado la detención de nueve personas acusadas de organizar e integrar grupos que generaban disturbios callejeros en el municipio capitalino de Chacao, donde se registraron por varias semanas violentas protestas callejeras.

Maduro ha dicho en varias ocasiones que las acciones de protesta forman parte de un plan promovido por grupos de "extrema derecha" para dar un "golpe de Estado".

Los violentos incidentes registrados en Caracas y otras ciudades han dejado 41 muertos, 785 heridos y unos 2.200 detenidos, de los cuales 197 permanecen arrestados y sujetos a procesos judiciales, según la Fiscalía General.

El mandatario ha denunciado durante su primer año de gobierno unos cinco planes de magnicidio y más de una decena de actos de sabotaje y complot. La oposición ha desestimado esas denuncias, asegurando que forman parte de una estrategia del oficialismo para distraer la atención de los venezolanos de los problemas graves que padece el país.

AP