NOTIMEX
7 de junio de 2017 / 03:17 p.m.

BRUSELAS.- De acuerdo al artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, la libertad de expresión manifiesta que todo individuo tiene derecho a dar su opinión y no ser molestado por sus declaraciones, puede investigar, recibir información y difundirla, sin tener algún limitante.

Venezuela vive actualmente el ‘momento más aberrante y de mayor persecución’ de toda su historia, denunció hoy aquí Mitzy Capriles de Ledezma, esposa del alcalde de Caracas, Antonio Ledezma, bajo arresto domiciliario desde 2015 por su oposición al gobierno de Nicolás Maduro.

"Hace un año, decía que estábamos al borde de una crisis humanitaria. Hoy tengo que decir que estamos viviendo el momento más aberrante y de mayor persecución que en Venezuela hemos vivido en todo nuestro tiempo", afirmó en un encuentro con parlamentarios de la Unión Europea, auspiciado por el grupo liberal (Alde).

Según Tamara Jusú, directora ejecutiva del Instituto Casla de promoción de los derechos humanos, dos mil 990 personas han sido arrestadas en Venezuela entre el 1 de abril y el 31 de mayo, de los cuales 309 por motivos políticos.

La activista denunció la desaparición de muchos detenidos, las “torturas sistemáticas”, el uso de tribunales militares, “juicios casi sumarios a altas horas de la noche”, y la complicidad de las fuerzas públicas con grupos paramilitares armados que han asesinado a manifestantes “con total impunidad”.

Por su parte, Capriles de Ledezma apuntó la farsa del gobierno al anunciar la liberación de presos políticos en respuesta a las presiones internacionales.

"Sueltan a cinco o a tres, pero por la otra puerta entran a quince. Esa es la aberrante expresión de un gobierno que hace mucho tiempo dejó de ser demócrata, si alguna vez lo fue", afirmó.

La primera dama de Caracas acusó como responsables de “delitos de lesa humanidad” al ministro de Interior y Justicia, Gustavo González López, y al ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, así como al comandante de la guardia nacional, al director del servicio bolivariano de inteligencia, y al director de la policía nacional.

Jusú, quien dice haber abandonado Venezuela huyendo de la persecución del gobierno, señaló la diferencia entre las manifestaciones actuales y las precedentes en el país.

"Por primera vez, gente sin distinción de clase social, de simpatía política, está protestando por sus derechos básicos. No importa si son chavistas o no", observó.

A los manifestantes les une la reclamación de “los derechos más básicos”, como alimentación, salud, seguridad y educación.

"El pueblo venezolano está en rebelión contra una tiranía que tiene ya 17 años, que ha empobrecido a Venezuela, cuya corrupción es conocida mundialmente. Venezuela está viviendo su peor momento desde la dictadura de Jiménez, indicó.

Por su parte, Yvett Lugo, presidente del colegio de abogados de Caracas, criticó la violación de principios constitucionales por parte del gobierno al nombrar a magistrados que les conviene políticamente.

"Se ha convertido a la justicia en arma para eliminar cualquier disidencia. El régimen mantiene el control a través de magistrados, Mientras en Venezuela existe ese régimen, no hay esperanza de justicia, pues no hay un poder independiente y autónomo", aseguró.