notimex
12 de junio de 2017 / 05:43 p.m.

SAN DIEGO.- Una campaña publicitaria en televisión en contra de las ciudades santuario y en donde destacan las muertes de estadunidenses causadas por indocumentados, fue lanzada en esta área por un grupo antiinmigrante.

La campaña, creada por el grupo de Californianos por la Estabilización de la Población (CAPS, por sus siglas en inglés) se opone a las políticas gubernamentales locales y estatales que impiden la plena cooperación de los agentes del orden con las autoridades federales de inmigración.

Esta tiene el respaldo de Don Rosenberg, cuyo hijo Drew fue muerto en un choque automovilístico con un conductor inmigrante indocumentado.

En el mensaje se critica las llamadas ciudades santuario por proteger a inmigrantes indocumentados y en estos evocan muertes en California atribuidas a inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

En una versión del anuncio, Rosenberg pide al presidente Trump que retenga fondos federales de las ciudades santuario. En una segunda versión, pide a California que se aleje de las políticas de los santuarios.

"California debería ser un santuario para los californianos", dice Rosenberg mientras aparece una imagen del gobernador Jerry Brown: "Imagínese si Drew hubiera sido su hijo".

Drew Rosenberg falleció en noviembre de 2010 en San Francisco, en un accidente con Roberto Galo, quien conducía sin licencia. Rosenberg estaba en una motocicleta, y Galo giró a la izquierda en el camino de Rosenberg en una intersección.

El casco de Rosenberg fue expulsado y Galo condujo varias veces con el cuerpo de Rosenberg, antes de ser detenido por testigos.

Galo, originario de Honduras, ingresó a Estados Unidos sin permiso y más tarde recibió un estatus de protección temporal, el cual otorga permiso limitado para que la gente se quede en el país debido a un conflicto o desastre en casa.

Galo fue acusado de homicidio vehicular y posteriormente deportado en 2013.

Don Rosenberg, quien vive en el área de Los Ángeles y se considera un liberal, culpa a la mentalidad de ciudad santuario de San Francisco de apoyar a personas como Galo.

"Las ciudades del santuario al no entregar a la gente a Inmigración y Aduanas están ignorando las leyes ", dijo Rosenberg. "Mi problema es que no haces cumplir la ley contra estas personas, incluso cuando violan las leyes, no solo la de inmigración, sino cualquier ley".

En los anuncios, Rosenberg también se refiere a las muertes de Kate Steinle y Jamiel Shaw II, quienes fueron asesinados a tiros, supuestamente por inmigrantes indocumentados. El asesino de Shaw fue condenado por homicidio en 2012.

En tanto, Pedro Ríos, director del Programa de Fronteras entre Estados Unidos y México con el Comité de Servicios Amigos Americanos, criticó la campaña publicitaria.

"Este es el último intento vergonzoso de CAPS de explotar las emociones de las personas que han perdido a sus seres queridos en incidentes desafortunados, para promover una agenda anti-inmigrante que alimenta el odio, la intolerancia y el malentendido", dijo Ríos.

"El Centro de Derecho de Pobreza del Sur etiquetó CAPS como un grupo de odio debido a sus asociaciones con grupos de supremacía blanca, por lo que su mensaje se origina desde ese punto de vista, y por lo tanto no se puede confiar", asevero.


dat