Rogelio Agustín Estebán 
11 de junio de 2013 / 03:51 p.m.

Guerrero • La noche del lunes se confirmó que Justino Osores Narciso, dirigente de la Unidad Popular (UP), abandonó Iguala para ponerse a salvo de una posible agresión, ya que recibió amenazas de muerte por encabezar el reclamo de justicia para sus tres compañeros asesinados.

El dirigente de la Izquierda Democrática Nacional (IDN), David Molina Francisco confirmó que sostuvo comunicación vía telefónica con Osores Narciso la tarde del lunes, quien le confirmó que estaba bien pero fuera de la cabecera municipal de Iguala.

Osores Narciso explicó que tuvo que abandonar el municipio sin aviso previo, temeroso de sufrir un atentado similar al de sus compañeros Arturo Hernández Cardona, Ángel Román Martínez y Rafael Banderas Román, que fueron levantados el 30 de mayo y encontrados muertos el 3 de junio.

Desde que inició la toma del Palacio Municipal de Iguala, Osores Narciso, mejor conocido bajo el alias de “Justinito”, era objeto de amenazas, lo mismo en su domicilio que en su teléfono celular.

Su nombre aparece en la denuncia penal que el miércoles 29 de mayo, Arturo Hernández Cardona presentó ante la Agencia del Ministerio Público del Fuero Común (AMPFC) de la ciudad tamarindera, en la que se responsabiliza al presidente municipal, José Luis Abarca Velázquez de lo que pudiera ocurrirles.

Antes que Osores, huyeron de Iguala Héctor Arroyo Delgado, Efraín Amates Luna, Gregorio Dante Cervanes, Nicolás Mendoza y Jimmy Castrejón.

Ellos escaparon del grupo armado que los levantó y decidieron no regresar a la ciudad por miedo a ser asesinados.