NOTIMEX
12 de marzo de 2017 / 05:04 p.m.

DALLAS.- Un panel de tres jueces de una Corte Federal en San Antonio dictaminó que la legislatura estatal de Texas discriminó a los votantes latinos al diseñar en 2011 los límites de los distritos federales electorales de la entidad, en violación de la Ley Federal de Derechos al Voto y de la Constitución de Estados Unidos.

En un dictamen aprobado por 2-1, el panel concluyó el pasado viernes que el factor de la raza condujo a la legislatura controlada por los republicanos a rediseñar tres distritos electorales, para diluir el poder político de los votantes latinos, ya sea empaquetándolos en un distrito específico o dividiendo comunidades entre distritos separados.

Los distritos diseñados bajo el factor de la raza incluyen el 23, uno de los más grandes de Estados Unidos, que abarca una buena parte de la frontera de Texas con México; el distrito 35, que se extiende de Austin a San Antonio, y el distrito 27, que incluye el condado de Nueces en el área de Corpus Christi.

El fallo de casi 200 páginas invalida esos distritos, y podría repercutir también en los distritos cercanos si el fallo se sostiene.

La decisión marca una victoria para la Fuerza de Tarea de Redistritación de Latinos de Texas, una coalición estatal de organizaciones latinas que desafió los planes de redistribución de distritos después de concluir que estos habían sido diseñados para perjudicar a los votantes latinos.

El caso fue presentado hace seis años a nombre de la Fuerza de Tarea por el Fondo para la Educación y Defensa Legal del México-Estadunidense (Maldef) y la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC).

"La decisión de la corte expone el esfuerzo ilegal de la Legislatura de Texas para diluir el voto de los latinos", dijo la vicepresidenta de Litigación de MALDEF y abogada principal en el caso, Nina Perales.
"Avanzando, el fallo ayudará a proteger a los latinos de la manipulación de las líneas distritales para reducir su influencia política", indicó.

Cualquier apelación de la decisión de la Corte de tres jueces conduciría el caso directamente ante la Suprema Corte de Justicia de Estados Unidos.

El dictamen es el último paso en una batalla legal de varios años por los esfuerzos de la legislatura de Texas para dar a los republicanos una ventaja en las elecciones al Congreso en la entidad.