multimedios digital y REUTERS
4 de enero de 2017 / 08:03 a.m.

MÉXICO.- El presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, agradeció a la empresa automotriz Ford por cancelar el plan de construir una planta en San Luis Potosí, y agregó que es sólo el principio.

A través de su cuenta de Twitter, el magnate escribió: "Gracias Ford por el desmantelamiento de una nueva planta en México y por la creación de 700 nuevos puestos de trabajo en los Estados Unidos. Esto es sólo el principio de lo mucho que está por venir".

Ayer, la compañía estadounidense decidió poner freno a la inversión de más de mil 600 millones de dólares en el país y anunció que usaría 700 millones de dólares en su filial de Michigan, donde fabricará nuevos autos eléctricos, híbridos.

El Gobierno de México lamentó la decisión de Ford y dijo que vigilará que la compañía reembolse al estado cualquier costo asociado a la inversión.

Trump había dicho repetidamente durante su campaña que si era electo no permitiría que Ford abriera la nueva planta en México y que impondría fuertes aranceles a los vehículos importados por la compañía.

La intimidación al sector del automóvil mostró que Trump podría hacer más que cualquier otro presidente del Estados Unidos moderno para influir en las decisiones empresariales, especialmente las que tienen que ver con comercio e inversión.

En un tuit, publicado horas antes de la decisión de Ford, Trump dijo: "General Motors está enviando su modelo Chevy Cruze fabricado en México a los concesionarios de Estados Unidos libre de impuestos en la frontera. ¡Háganlo en EEUU o paguen un gran impuesto fronterizo!".

GM, la mayor automotriz de Estados Unidos, dijo que fabrica el modelo Cruze en Coahuila en México como parte de una estrategia mundial, y no para venderlo en Estados Unidos.