NOTIMEX
20 de junio de 2016 / 04:48 p.m.

Estados Unidos.- Corey Lewandowski fue separado hoy como jefe de la campaña de Donald Trump, en un sorpresivo movimiento a poco menos de un mes de celebrarse la convención republicana donde será declarado de forma oficial como el abanderado presidencial republicano.

La salida de Lewandowski se produjo en medio de reportes de diferencias con otros miembros del equipo de Trump sobre la dirección de la campaña, aunque el anuncio de su separación no citó las razones detrás de esta decisión.

“La campaña para presidente de Donald J. Trump, que ha establecido un histórico récord en las primarias republicanas, con casi 14 millones de votos, anunció este día que Lewandowski no trabaja más con la campaña”, dijo en un comunicado la vocera de Trump, Hope Hicks.

Indicó que la campaña estaba agradecida con Lewandowski por su trabajo durante los pasado 11 meses, desde que Trump anunció su candidatura a la nominación, “y le deseamos lo mejor en el futuro”.

Lewandowski era considerado uno de los hombres más cercanos a Trump y el propio millonario dejó constancia de ello de manera pública.
Varios medios de información reportaron que personas dentro de la campaña de Trump afirmaron que el precandidato despidió a Lewandowski, cuyas confrontaciones con otros miembros del equipo del republicano ya eran del conocimiento público.

Lewandoski parecía estar confrontado con la vocera Hicks, lo que el mes pasado ocasionó un enfrentamiento a gritos en la vía pública, en Nueva York, de acuerdo con informes de prensa.

El ex vocero además tenía también una confrontación con el estratega principal de la campaña de Trump, Paul Manafort, y con otros miembros del equipo del magnate de los bienes raíces.

Las tensiones fueron reveladas cuando uno de los miembros de la campaña, Michael Caputo, difundió esta mañana el siguiente mensaje en su cuenta de Twitter: “ding, dong. La bruja ha muerto”.

En marzo pasado Lewandowski fue detenido en Florida después de ser acusado de agredir a una periodista durante un acto de campaña de Trump en ese estado, aunque el caso fue desechado poco después por un juez estatal.

Trump resistió entonces los llamados para despedir a Lewandowski e incluso defendió de manera pública su carácter, además de culpar a la periodista de provocar la situación que dio lugar a la acusación, después que este la jaloneó de un brazo.