NOTIMEX
24 de mayo de 2016 / 04:33 p.m.

El Cairo.-La Autoridad de Medicina Forense (FMA) de Egipto negó hoy los reportes sobre una explosión en el avión siniestrado la semana pasada en el Mar Mediterráneo, que habría prácticamente “pulverizado” a las 66 personas que viajaban a bordo.

"Todo lo publicado sobre este asunto es completamente falso, y meras suposiciones que no provienen de la Autoridad de Medicina Forense", afirmó Hesham Abdelhamid, director de la FMA, sobre los reporte de algunos medios sobre que el avión estalló, atribuidos a la dependencia.

El diario egipcio Al-Watan informó este martes, citando a un funcionario no identificado de la FMA, que análisis preliminares de los restos humanos recuperados del avión de EgyptAir que cayó al Mediterráneo el pasado jueves, apunta a que hubo una explosión a bordo.

El tamaño de los restos humanos apunta hacia una explosión”, afirmaron los forenses y precisaron que los restos más grandes son del tamaño de la palma de una mano, según el reporte del rotativo y de otros medios locales.

En un comunicado, Abdelhamid negó de manera tajante las declaraciones atribuidas a las denominadas "fuentes de la FMA" acerca de la condición de las partes de los cuerpos de las víctima del avión de EgyptAir, según reporte de la agencia estatal de noticias MENA.

El vuelo 804 de EgyptAir, que cubría la ruta entre París y El Cairo, desapareció la madrugada de este jueves de los radares alrededor de las 02:45 horas egipcias (01:45 GMT), sin supuestamente haber emitido ninguna señal de alarma.

El avión, un Airbus A320, desapareció 16 kilómetros después de que entró en el espacio aéreo egipcio, a unos 280 kilómetros de la costa de Egipto, al norte de la portuaria cuidad de Alejandría, en el mar Mediterráneo, donde se estrelló por razones aún desconocidas.

Fuerzas militares egipcias encontraron el viernes pasado, a unos 280 kilómetros de la costera de Alejandría, restos del avión de pasajeros, metales, trozos de ropa y chalecos salvavidas, algunos objetos y partes de cuerpos humanos.

Los restos están siendo examinados por un equipo forense en la morgue Zeihom del Cairo, donde también se encuentran los cuerpos recuperados de las víctimas de un avión ruso de la compañía rusa Metrojet que se estrelló el pasado 31 de octubre a causa de la explosión de una bomba.

Pese a que las autoridades egipcias han considerado la posibilidad de que el avión de EgyptAir haya sido blanco de un atentado terrorista, como lo fue el avión ruso que cayó en la Península del Sinaí el año pasado, el presidente egipcio Abdel Fattah al-Sisi pidió evitar especulaciones.

Al Sisi dijo el domingo pasado que aún no hay ninguna hipótesis concreta que permita determinar qué fue lo que ocurrió al vuelo 804 de EgyptAIR, por lo cual instó a los medios de comunicación nacionales e internacionales a no sacar conclusiones sobre el accidente.

Aunque admitió que todos los escenarios son posibles.

"Las investigaciones llevan su tiempo, (por lo que) no hay necesidad de precipitarse en llegar a conclusiones ahora", indicó el mandatario egipcio, tras afirmar que Egipto está comprometido a liberar todos los detalles sobre la causa del desplome una vez que finalice la investigación.