2 de marzo de 2014 / 02:51 p.m.

Ucrania . — Una caravana con cientos de soldados rusos se dirigía el domingo hacia la capital de la región de Crimea, en Ucrania, un día después de que las fuerzas de Rusia tomaran el control de la estratégica península ubicada en el mar Negro sin hacer un solo disparo.

El nuevo gobierno en Kiev ha sido incapaz de reaccionar ante los acontecimientos en tanto que el parlamento de Ucrania efectuó el domingo una sesión a puerta cerrada.

El nuevo primer ministro de Ucrania, Arseniy Yatsenyuk, afirmó que "estamos al borde del desastre" y pidió al presidente de Rusia, Vladimir Putin, que retire a las fuerzas militares rusas, dentro de la disputa por Crimea entre ambos países.

Yatsenyuk hizo su declaración al término de la sesión a puerta cerrada de su nuevo parlamento en Kiev.

Putin ha desafiado los exhortos de Occidente de que repliegue a sus efectivos y afirma que Rusia tiene derecho a proteger sus intereses así como a la población de habla rusa en Crimea y en otras partes en Ucrania.

No hay indicios de que los rusos étnicos afronten agresiones en Crimea, donde conforman aproximadamente el 60% de la población, ni en otras partes de Ucrania. Rusia mantiene una importante base naval en Crimea.

El presidente interino de Ucrania, Oleksandr Turchynov, anunció el sábado en la noche que ha ordenado a las fuerzas armadas del país que se pongan en alerta total debido a la amenaza de una "posible agresión".

También dijo que dispuso el refuerzo de la seguridad en las plantas nucleares, aeropuertos y demás infraestructura estratégica.

Sin embargo, en Crimea, los soldados ucranianos no opusieron resistencia alguna.

El nuevo gobierno asumió el poder la semana pasada después de meses de protestas de activistas democráticos contra el ahora presidente fugitivo Viktor Yanukovych y la decisión de éste de virar a Ucrania hacia Rusia, su protectora de mucho tiempo, en lugar de hacerlo hacia la Unión Europea.

Ucrania tiene una población de 46 millones de habitantes, cuyas lealtades están dividas entre Rusia y Europa.

La mayoría de los habitantes de la región occidental de Ucrania defienden vínculos más estrechos con la Unión Europea, mientras que los de las regiones oriental y sur prefieren a Rusia.

AP