26 de diciembre de 2014 / 10:54 p.m.

Buenos Aires.- Las elecciones presidenciales en Argentina, que se realizarán en 2015, pondrán fin a 12 años de gobiernos kirchneristas que encabezaron el fallecido ex presidente Néstor Kirchner y su esposa y sucesora, Cristina Fernández.

Cuando Kirchner llegó al poder el 25 de mayo de 2003, en medio de una grave crisis institucional, nadie imaginó que comenzaba la era más larga de estabilidad política en la historia argentina.

Antes que los Kirchner, ningún otro dirigente, ni partido, ni alianza lograron gobernar el país sudamericano durante tanto tiempo de forma consecutiva.

Ni siquiera el tres veces presidente Juan Domingo Perón, la figura política más importante de Argentina durante el siglo pasado, acumuló un periodo tan largo de poder en los gobiernos que ocupó de 1944 a 1952, de 1952 a 1955 y de 1973 a 1974.

Kirchner tuvo el mérito, además, de haber comenzado a gobernar apenas con el 22 por ciento de los votos obtenidos en una primera vuelta frente al ex presidente Carlos Menem, quien abandonó la segunda vuelta para evitar la derrota que le anticipaban las encuestas.

En menos de dos años, Kirchner consolidó su poder presidencial al encabezar la recuperación económica de un país que había quedado devastado por la crisis de 2001, reformar la Corte Suprema, pagar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y enarbolar la causa de los derechos humanos.

La popularidad del mandatario estaba en su apogeo rumbo a los comicios de 2007, pero a pesar de que las encuestas le anticipaban una victoria rotunda, decidió renunciar a la reelección para cederle el paso a su esposa, la entonces senadora Fernández de Kirchner.

El 28 de octubre de ese año, la combativa legisladora ganó la presidencia con el 45 por ciento de los votos, más del doble de lo que su esposo había obtenido hacía apenas cuatro años antes.

Los Kirchner se consolidaron como la pareja política más importante del país y planearon que él volviera al gobierno en las elecciones de 2011, pero un año antes, el 27 de octubre de 2010, el ex presidente murió de manera sorpresiva.

La presidenta viuda se perfiló de inmediato como la única candidata posible del oficialismo y volvió a salir victoriosa con el 54 por ciento de los votos.

Fue su última oportunidad, por ahora, ya que la Constitución argentina sólo permite una reelección consecutiva que ella ya cumplió, por lo que sólo podría volver a competir en 2019.

Sin heredero político a la vista, una docena de ministros, gobernadores y legisladoras pelean desde ahora el título de “candidato de Cristina” para 2015, pero ninguno de ellos representa fielmente el modelo kirchnerista.

Por eso, el 25 de octubre, sin importar que gane el Frente para la Victoria que crearon Néstor y Cristina, la era kirchnerista habrá llegado a su fin, o por lo menos, a una pausa en caso de que ella quiera esperar cuatro años más para volver a postularse.

FOTO Y TEXTO: NOTIMEX