2 de febrero de 2014 / 09:14 p.m.

El Salvador.- Con una votación reñida entre la izquierda y la derecha que busca ganar la contienda presidencial en una primera vuelta de votaciones, los observadores internacionales expresaron su confianza en el proceso electoral y pidieron a los salvadoreños que cuando cierren las urnas se vayan a sus casas a esperar el resultado oficial.

Las declaraciones del jefe de la misión de observadores de la Unión Interamericana de Organismos Electorales, Roberto Rosario, reflejó la inquietud sobre las reacciones a unos resultados que según las encuestas llevarán a una segunda vuelta el 9 de marzo.

La campaña polarizó a los votantes que elegirá un nuevo ejecutivo entre dos viejos enemigos: la exguerrilla del Frente Farabundo Martí para la liberación Nacional con Salvador Sánchez Cerén como candidato y la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena) que postula al alcalde capitalino Norman Quijano.

Rosario pidió a los votantes que "una vez que empecemos la fase del escrutinio, se retiren a su casa a esperar de manera tranquila el resultado que el órgano electoral ha expresado entregará de manera rápida".

Las autoridades electorales informaron que el desarrollo del proceso ha sido normal desde que las urnas abrieron a las 07:00.

El fiscal general y encargado de vigilar el desarrollo del proceso electoral, Luis Martínez, afirmó que "las votaciones están tranquilas" y apenas reportó dos incidentes aislados con personas que llegaron a votar. En uno de los incidentes, una persona rompió la papeleta, molesta porque no podía votar por tener el vencido el documento de identidad y otro que lanzó patadas al lugar donde votaría.

Según las leyes electorales locales, para ganar los comicios el candidato debe obtener 50% más uno de los sufragios válidos, de lo contrario habría una segunda vuelta, el 9 de marzo entre los dos más votados.

Las encuestas ubicaron a Sánchez Cerén con un promedio de 14 puntos de ventaja, pero sin alcanzar el 50 más uno de los votos necesarios.

"Nosotros vamos a respetar los resultados, es la voluntad del pueblo, siempre lo hemos hecho. Cuando hemos perdido, lo hemos aceptado, (y) cuando hemos ganado, hemos exigido respeto", agregó el ex comandante guerrillero.

El derechista Quijano afirmó en una entrevista a la televisión local que "en estas elecciones está en juego la democracia. El resultado de este día va a determinar si vamos a seguir en democracia y si llega el socialismos del siglo XXI".

Destacó que el problema más grave que vive en El Salvador, es "el tema de es la inseguridad" y advirtió que: "O resolvemos el tema de la delincuencia, o nuestro país se convierte en un estado fallido" y dijo que él y su partido, son "los más capaces para gobernar".

La diputada de Arena, Ana Vilma de Escobar, dijo sentirse optimista y vaticinó que la votación podría superar el 61% de las elecciones del 2009, cuando el Frente ganó la presidencia con el ex periodista Mauricio Funes.

Quijano y los dirigentes de Arena sostienen que ganarán en una primera ronda de votaciones, pero no han dicho si aceptarán una victoria del Frente.

Todas las casillas electorales debieron iniciar las votaciones a las 7:00 de la mañana, pero en algunos lugares se atrasó la apertura por varios minutos, sin que se reportaran incidentes graves.

"En un ambiente tranquilo y transparente, vamos a votar", dijo el presidente del Tribunal Supremo Electoral, Eugenio Chicas en cadena nacional de radio y televisión.

"Hoy haremos historia", agregó el magistrado presidente, al destacar que por primera vez podrán emitir el sufragio los salvadoreños residentes en Canadá y Estados Unidos y se amplió a los 262 municipios de la nación el voto residencial, que en los pasados comicios municipales y legislativos abarcó a 185.

El tribunal electoral informó que la Junta Receptora de Voto en Exterior, había recibido hasta el sábado por 2.531 papeletas.

AP