AP
17 de mayo de 2017 / 10:58 a.m.

DETROIT.- Ford eliminará este año mil 400 puestos laborales en Norteamérica y la región Asia-Pacifíco para aumentar sus ganancias.

La empresa ofrecerá planes de retiro voluntario y paquetes de compensación a un 10 por ciento de sus trabajadores que no trabajan en fábricas, como los de ventas, mercadeo y recursos humanos. Espera que las medidas estén terminadas para fines de septiembre.

Ford cree que llegará a su meta con trabajadores que decidan irse de manera voluntaria y no prevé despedir gente, dijo el portavoz de la compañía, Mike Moran, este miércoles.

"Seguimos enfocados en tres prioridades estratégicas que crearán valor y promoverán el crecimiento rentable, que incluyen reforzar los pilares rentables de nuestro principal negocio, transformar áreas de nuestro principal negocio que tradicionalmente han rendido poco e invertir fuerte, pero prudentemente, en oportunidades emergentes", dijo Ford en un mensaje electrónico que envió a sus empleados.

"Reducir costos y llegar a ser tan eficiente como sea posible también es parte de nuestro trabajo", agregó.

La oferta será presentada a unos 15 mil 300 trabajadores, incluyendo 9 mil 600 en los Estados Unidos, mil en México, 600 en Canadá y 4 mil 141 en Asia.

Ford no se enfocará en ciertas áreas del negocio, como la división de crédito y desarrollo de productos. Los obreros de fábricas y trabajadores administrativos que laboran en plantas de Ford no serán afectados. La empresa tampoco se enfocará en trabajadores de tecnología y análisis.

La empresa con sede en Dearborn, Michigan, dijo que dará más detalles a sus empleados en junio.

Ford ha estado contratando de manera constante desde la recesión, mientras que las ventas de autos registraban récords. En su contrato colectivo del 2011 con el sindicato automotor UAW, se comprometió a contratar 12 mil obreros para el 2015. Este año, anunció que agregaría 700 trabajadores a una planta en el suburbio de Detroit en el 2018 para fabricar vehículos eléctricos y autónomos.

Pero inversionistas están claramente preocupados de que las ventas en Estados Unidos, el mercado más grande de Ford, está topando. Ellos también se sienten inseguros sobre la fuerte inversión de Ford en tecnología, como su reciente inversión de mil millones de dólares en Argo AI, una empresa nueva de inteligencia artificial. Las acciones de Ford han caído casi 40 por ciento en los últimos tres años.

Las acciones de Ford cayeron 6 centavos a 10.88 dólares antes de la apertura de la bolsa, luego que la empresa anunció los recortes.
El ingreso neto de Ford cayó 35 por ciento a mi 600 millones en el primer trimestre. Se espera que este año llegue a tener una ganancia de 9 mil millones antes de impuestos, un declive en comparación al récord de 10 mil 400 millones que logró en el 2016.