8 de marzo de 2015 / 05:53 a.m.

El abierto de Monterrey tendrá una nueva reina. La francesa Caroline García eliminó a la favorita sentimental y hasta hoy todavía campeona del torneo Ana Ivanovic, ante la tristeza de los aficionados que vieron impotentes como la serbia quedaba fuera.

El primer set fue contundentemente dominado por la raqueta gala quien fácilmente sorprendió a Ivanovic se llevó el duelo 6-1.

En el segundo set la todavía monarca del evento regio buscó reaccionar y descifrar el estilo de García sin embargo no le alcanzó y terminó cayendo 6-4.

De esta manera la raqueta gala, quien avanzó a esta semifinal luego del retiro de Magdalena Rybarikova. La francesa llegará con paso firme a la gran final del Abierto de Monterrey que reparte una bolsa de 500 mil dólares y donde enfrentará a Timea Bacsinszki campeona recién del Abierto de Acapulco por lo que buscara ser bicampeona en nuestro país.

Bacsinszki quiere bicampeonato

La suiza Timea Bacsinszki no quedo satisfecha con llevarse el Abierto de Acapulco y ha puesto sus ojos en el abierto regiomontano tras derrotar a la italiana Sara Errani por parciales de 6-0, 4-6, 7-6 (7/3).

Desde el arranque del partido Backsinzki tomó el control de las acciones con cierta facilidad sobre la italiana a quién le rompió el saque en tres ocasiones terminando por llevarse el primer set con un contundente 6-0.

Errani no quiso quedarse atrás y respondió con dos rompimientos de saque sobre la suiza, el duelo fue reñido pues Timea volvió a romper el saque en un tu a tu que levantó a los presentes sobre todo con el coraje mostrado por la italiana que se negaba a ser eliminada.

La intensidad se mantuvo en el tercer set con la campeona de Acapulco tomando ventaja y la italiana alcanzando y vendiendo cara la derrota, sin embargo ya en muerte súbita, Backsinszki no tuvo más contemplaciones y con derechazos y revés con potencia, inalcanzables para Errani terminó ganando 7-3 y sellando su pase a la gran final del torneo regiomontano y segunda disputa de un título en nuestro país con una semana de diferencia.

JOSÉ LUIS GARZA