28 de marzo de 2014 / 01:25 p.m.

PERTH, Australia.- Un avión militar de Nueva Zelanda encontró objetos en el océano Índico en el primer día de búsqueda del avión perdido de Malaysia Airlines en una nueva zona de rastreo.

No obstante, autoridades informaron que será hasta el sábado cuando pueda saberse si esos objetos pertenecen al avión desaparecido.

El área de búsqueda del avión perdido de Malaysia Airlines se trasladó a mil 100 kilómetros al noreste el viernes y uno de nueve aviones que participan en la búsqueda divisó los objetos, dijo la Autoridad Australiana de Seguridad Marítima (AMSA) por sus siglas en inglés a través de su cuenta de Twitter.

La AMSA señaló que el hallazgo necesita ser confirmado por un barco que, se espera, llegue a la zona el sábado.

Debido a que autoridades australianas dijeron que el análisis a los datos de radar indican que la aeronave voló más rápido de lo que se estimaba y por tanto se quedó sin combustible más pronto de lo que se creía.

Eso significa que los cientos de objetos flotantes detectados por satélite durante la semana pasada, que se creía podrían pertenecer a los restos del avión, no son de la nave. Pero dentro de todo hay algunas ventajas: la nueva zona está más cerca de la tierra y el mar es más tranquilo que en la anterior.

Nueve aviones volarían sobre la nueva zona de búsqueda el viernes y seis navíos se dirigían hacia ahí, dijo John Young, gerente de división de respuesta ante emergencia de la Autoridad Australiana de Seguridad. "Nos hemos salido" de la región de búsqueda previa, dijo.

La AMSA informó que el cambio se realizó después de recibirse información actualizada sobre el análisis continuo de los datos de radar entre el Mar Meridional de China y el Estrecho de Malaca antes de que se perdiera el contacto de radar con el Boeing 777 que transportaba a 239 personas en ruta de Kuala Lumpur a Beijing.

El área de búsqueda ha cambiado varias veces desde que el avión se desvaneció a medida que los expertos analizan una reducida cantidad de información procedente de la aeronave, entre ellas, señales de radar que un satélite ubicó varias horas después de que el avión perdió contacto con tierra.

Los análisis más recientes indican que la aeronave viajaba más rápido de lo que se calculó previamente, lo que resultó en mayor consumo de combustible y una reducción de la distancia recorrida antes de estrellarse en el océano Índico. Como sucede cuando se conduce un vehículo a alta velocidad, el tanque de combustible de un avión se vacía cuando aumenta la velocidad del vuelo.

Aviones y barcos han pasado una semana buscando los restos del avión a unos dos mil 500 kilómetros al suroeste de Perth, donde está la base de los equipos de rescate. Ahora recorren una zona que está a unos mil 850 kilómetros al oeste de esa ciudad.

"Ese es nuestro mejor cálculo de la zona donde el avión podría haberse estrellado en el mar", dijo Martin Dolan, comisionado en jefe del Buró de Seguridad en el Transporte de Australia en una conferencia de prensa en Canberra.

Dijo que hay varios escenarios sobre ese cálculo. "Estamos trabajando con información de las señales que emitió el avión al satélite, la colocación de éstos y eso nos da una aproximación a la distancia que había entre el avión y el satélite", dijo.

La información se comparó con otras proyecciones del desempeño de la aeronave y la distancia hacia los satélites en determinados momentos.

Dolan dijo que ahora se buscan restos en la superficie para tener una indicación de "dónde podrían estar la mayoría de los restos. Falta mucho camino por recorrer".

La nueva área mide 319.000 kilómetros cuadrados y se ubica aproximadamente a 1.850 kilómetros al oeste de la ciudad australiana de Perth, desde donde están partiendo los aviones de búsqueda.

Young dijo que es normal el cambio de zonas de búsqueda.

"Esto es lo normal en situaciones de búsqueda y rescate, cuando aparece nueva información, análisis más refinados te llevan a otros sitio", dijo Young a los periodistas. "No consideramos tiempo perdido al trabajo original".

Esta es una nueva pista creíble y será investigada a fondo hoy", declaró el viernes el primer ministro australiano Tony Abbott.

"Esta es una búsqueda extraordinariamente difícil, y una espera horrible para los familiares y amigos de los pasajeros y tripulantes", agregó. "Les debemos a ellos seguir cada pista creíble y mantener informado al público sobre nuevos desarrollos significativos (en el caso). Eso es lo que estamos haciendo".

AP