2 de enero de 2014 / 02:58 a.m.

La Habana.- El presidente cubano Raúl Castro afirmó hoy que su país enfrenta una permanente campaña de subversión ideológica para "desmantelar" su régimen socialista de más de medio siglo.

Castro habló este miércoles en un acto para conmemorar el 55 aniversario del triunfo de la Revolución, en el que dijo que la isla no cederá ante lo que llamó agresiones y amenazas foráneas.

La velada, consistente en un acto patriótico-cultural, se efectuó en la ciudad de Santiago de Cuba, unos 900 kilómetros al este de esta capital, donde el mandatario habló 40 minutos ante unos tres mil 500 invitados y altos cargos del ejército y el gobierno.

La conmemoración oficial de la efeméride, transmitida por cadena nacional de radio y televisión, se efectuó en el Parque Céspedes, ubicado frente al Ayuntamiento, desde el cual el líder cubano Fidel Castro habló a la población el 1 de enero de 1959.

El mandatario dijo que la política de la isla está orientada a defender la autodeterminación y la soberanía nacional, así como a promover la solidaridad hacia los pueblos del Tercer Mundo.

Acusó a sucesivas administraciones de Estados Unidos, incluida la actual del presidente Barack Obama, de empeñarse en poner fin al proceso que se vive en la isla, que estableció en 1961 un régimen socialista en permanente conflicto con Washington.

Según Castro, su gobierno ha percibido intentos de "introducir sutilmente plataformas de pensamiento neoliberal y de restauración del capitalismo necolonial".

Dijo que tales campañas tratan de vender a los más jóvenes las supuestas ventajas de prescindir de ideología y conciencia social, para "inducir la ruptura entre la dirección histórica de la Revolución y las nuevas generaciones".

Instó a la nueva generación de dirigentes que paulatinamente van asumiendo responsabilidades a no olvidar "que esta es la revolución socialista por los humildes, de los humildes y para los humildes".

Castro dijo que siguen vigentes las palabras de su hermano en 1959 cuando afirmó que la Revolución llegaba al triunfo sin compromisos con nadie absolutamente, sino con el pueblo, que es al único que debe sus victorias.

Notimex