MILENIO DIGITAL
6 de mayo de 2017 / 06:08 a.m.

DAMASCO.- Las fuerzas del gobierno sirio y facciones rebeldes se enfrentaron en las cercanías de la ciudad de Homs minutos después de entrar en vigor las zonas seguras incluidas en un acuerdo firmado en Astaná entre Rusia, Irán y Turquía.

Los enfrentamientos se registraron en la localidad de Al Zalaqilat, en la provincia de Hama, en el centro del país, después de que un proyectil lanzado desde esa zona impactara en el pueblo de Ter Maala, a cinco kilómetros al norte de Homs, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El grupo de seguimiento de la guerra siria con sede en Londres señaló que las fuerzas gubernamentales bombardearon las ciudades cercanas de Kafr Zita y Latamneh.

Mohammed Rasheed, un portavoz del grupo rebelde Jaish al-Nasr basado en Hama, confirmó que la lucha había estallado después de la medianoche del viernes, citó la cadena árabe Al Arabiya.

Rusia, Irán y Turquía, países garantes del frágil cese al fuego en Siria, firmaron el pasado jueves en Astaná un acuerdo para establecer cuatro zonas de seguridad en el país con el objetivo de poner fin a la violencia y proporcionar las condiciones para un retorno seguro y voluntario de los refugiados.

Las cuatro zonas se sitúan en la provincia de Idleb (norte), al norte de la ciudad de Homs (centro), en Guta Oriental (provincia de Damasco) y en el sur del país, todas ellas zonas controladas por los rebeldes y facciones islámicas.

El acuerdo entró en vigor la medianoche de este viernes, según anunció Rusia, y tendrá una vigencia de seis meses, prorrogable automáticamente siempre que exista consenso entre los países firmantes.

La oposición siria, presente en la capital de Kazajistán, deslegitimó el acuerdo porque rechaza cualquier papel de Irán en el proceso de paz, al considerar que es un país "agresor".

Estados Unidos ha dado la bienvenida al acuerdo de zonas seguras en Siria, pero expresó cuatela, dado “el fracaso de otros pactos” para tratar de frenar la violencia en Siria, y ha expresado su preocupación por la participación como garante de Irán, a quien acusa de haber "contribuido" al conflicto con su apoyo al presidente Bashar al Asad.

El conflicto en Siria ha agravado en los últimos meses las tensiones entre Estados Unidos y Rusia, ya deterioradas bajo la presidencia de Barack Obama, y que se tensaron el mes pasado a raíz de la decisión del actual mandatario estadunidense Donald Trump de ordenar un bombardeo contra una base aérea del régimen sirio.