NOTIMEX
3 de septiembre de 2015 / 09:10 a.m.

Guatemala.- El mandatario dimitente guatemalteco Otto Pérez Molina exhortó hoy a los guatemaltecos a dejar odios y rencores e insistió en su inocencia.

“Con los principios y valores en los cuales me he formado, enfrentaré con la conciencia tranquila los procesos que correspondan”, dijo en un mensaje difundido por la capitalina Radio Sonora esta madrugada.

De acuerdo a la acusación en su contra, el dimitente está implicado en el caso denominado La Línea, un grupo de autoridades aduaneras y empresarios, desarticulado el 16 de abril, que se dedicaba al contrabando y la defraudación fiscal.

Molina presentó su renuncia fechada la víspera al titular del Congreso, Luis Rabbé, y ahora se presentará a los tribunales tras la expedición de una orden de aprehensión en su contra.

La renuncia del general en retiro fue exigida en constantes y concurridas manifestaciones ciudadanas en las calles de este país centroamericano.

Como lo dijo en días anteriores, insistió en que se someterá “con toda entereza, mediante el debido proceso, al imperio de la ley y desvirtuar los señalamientos que hoy se me hacen”.

Agradeció “a la Iglesia Católica y a la Iglesia Evangélica por sus múltiples oraciones y a los millones de guatemaltecos que confiaron y siguen creyendo en que juntos habremos de construir una Guatemala mejor”.

Quien ganó la presidencia guatemalteca con poco más de cuatro millones de votos hace justo cuatro años, pasó la madrugada en su residencia de la ciudad de Guatemala, dijeron sus voceros.

Junto con la ex vicepresidenta Roxana Baldetti, en prisión por el mismo caso de corrupción, debían terminar su mandato el próximo 14 de enero de 2016, tras conocerse al vencedor de las elecciones que se celebrarán el próximo domingo.

Baldetti fue trasladada anoche de un cuartel militar a una prisión común de mujeres, en el norte de la capital, procesada por asociación ilícita, caso especial de estafa de defraudación aduanera y cohecho pasivo.

Esos mismos tres cargos pesarían sobre Pérez Molina, quien junto con la ex vicepresidenta fundó en 2000 el conservador Partido Patriota.