AP
4 de septiembre de 2015 / 08:02 a.m.

Turquía.- El migrante sirio que sobrevivió a un naufragio durante una travesía desesperada de Turquía a Grecia enterró a su esposa y dos hijos el viernes en su ciudad natal de Kobani, en la región curda siria desgarrada por la guerra de la que habían huído.

Abdullah Kurdi abandonó sus planes de dejar su país. "Quería ir a Europa por el bien de sus hijos", dijo su tío Suleiman Kurdi. "Ahora que han muerto, quiere quedarse aquí en Kobani con ellos".

La imagen del cuerpo de Aylan Kurdi, de tres años, en una playa turca atrajo las miradas del mundo a la ola de migración impulsada por la guerra y las privaciones.

Los tres cuerpos fueron transportados en avión a una ciudad turca fronteriza con Siria desde la cual vehículos fúnebres con escolta policial los llevaron a Kobani.

Legisladores turcos acompañaron a Abdullah Kurdi hasta Kobani, y a los periodistas y un grupo de gente solidaria se les impidió pasar un retén a tres kilómetros de la frontera.

Decenas de dolientes se agruparon en torno de los cuerpos cuando los tendieron en la tierra seca y yerma del Cementerio de los Mártires. Las paladas de tierra alzaron nubes de polvo.

Algunas tumbas están marcadas de manera improvisada con bloques de concreto.

El cuerpo de Aylan apareció en una playa turca poco después que zozobró el bote de goma en el que viajaba con su familia. Vestía calzado de tenis, pantalones cortos azules y camisa roja. En total, 12 migrantes murieron ahogados frente a la costa turca de Bodrum ese día.

niño sirio
El migrante sirio enterró a su esposa y dos hijos el viernes en su ciudad natal de Kobani. | AP
niño sirio
"Ahora que han muerto, quiere quedarse aquí en Kobani con ellos", aseguró un allegado de Kurdi. | AP
niño sirio
Decenas de dolientes se agruparon en torno de los cuerpos cuando los tendieron en la tierra seca. | AP
niño sirio
Algunas tumbas están marcadas de manera improvisada con bloques de concreto. | AP
niño sirio
Legisladores turcos acompañaron a Abdullah Kurdi hasta Kobani. | AP

La ruta entre Bodrum, en Turquía, y Kos, a sólo unos pocos kilómetros (unas millas), es una de las más cortas entre Turquía y las islas griegas, pero sigue siendo peligrosa. Cientos de personas al día tratan de cruzarla a pesar de los riesgos bien conocidos.

Abdullah Kurdi dijo que la embarcación sobrecargada volcó momentos después de que el capitán, que fue descriro como un hombre turco, entró en pánico y abandonó el barco, dejando a Abdullah como el capitán de facto de un pequeño bote superado por un mar agitado.

En un comunicado de la policía, filtrado después a la agencia de noticias turca Dogan, Abdullah Kurdi dio un relato diferente, negando que haya habido un contrabandista a bordo. Sin embargo, los contrabandistas a menudo instruyen a los migrantes que si son detectados, deben negar su presencia.

Un legislador canadiense dijo que la familia, que huía del conflicto en Siria, había sido rechazada en un intento de ingresar legalmente a Canadá a pesar de que tenía parientes cercanos que les ofrecieron apoyo financiero y refugio, pero el Departamento de Ciudadanía e Inmigración de Canadá dijo más tarde que la solicitud fue presentada incompleta y que no cumplía con los requisitos reglamentarios.