AP
9 de julio de 2017 / 07:04 a.m.

BEIRUT.- Un alto el fuego en el sur de Siria mediado por Estados Unidos, Rusia y Jordania entró en vigor el domingo al mediodía.

El acuerdo, anunciado esta semana tras una reunión en Hamburgo entre el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y su homólogo ruso, Vladimir Putin, es la primera iniciativa del gobierno de Trump en colaboración con Rusia para llevar algo de estabilidad a la asolada Siria.

El cese el fuego se vio precedido por semanas de negociaciones secretas en la capital jordana, Amán, para abordar la creciente presencia cerca de las fronteras de Jordania e Israel de fuerzas respaldadas por Irán, desplazadas en apoyo al gobierno sirio.

Los tres países que mediaron el proceso no especificaron los mecanismos para supervisar o imponer la tregua.

Un vecino y activista local de oposición en Daraa, cerca de la frontera jordana, dijo que había tranquilidad en los primeros minutos de la tregua.

“Sigue habiendo mucha ansiedad”, dijo Ahmad al-Masalmeh. “Hemos entrado en el alto el fuego, pero no hay mecanismos para aplicarlo. Eso es lo que preocupa a la gente”.

La localidad sigue disputada entre los rebeldes con apoyo de Estados Unidos y las fuerzas del gobierno sirio, respaldadas por Rusia e Irán. Amplias áreas de la ciudad han quedado reducidas a escombros por artillería del gobierno y ataques aéreos rusos.

El gobierno dijo que mantendría sus operaciones contra grupos terroristas. El Comité de Liberación del Levante, vinculado a Al Qaeda, es una de las facciones más fuertes que lucha junto con los rebeldes en Daraa.

La tregua cubre las provincias de Quneitra, Daraa y Sweida, donde el gobierno y los rebeldes también combaten contra el grupo extremista Estado Islámico, que no está incluido en el acuerdo.
Ningún cese el fuego ha aguantado mucho en los seis años de guerra en Siria.


dezr