REUTERS
19 de julio de 2015 / 04:38 p.m.

Teherán.- El Gobierno del presidente Barack Obama envió el domingo al Congreso el acuerdo nuclear con Irán, mientras que el primer ministro de Israel llamó a los legisladores estadounidenses a rechazar el pacto que, dijo, sólo alimentaría a una "máquina del terror iraní".

En una primera señal concreta de la determinación europea para reconstruir rápidamente sus vínculos económicos y políticos con Irán tras la disputa de 12 años, el ministro de Economía de Alemania, Sigmar Gabriel, llegó a Teherán junto a una delegación económica y se prevé que otras potencias europeas hagan lo propio.

Obama prometió que ejercerá su veto si el Congreso rechaza el acuerdo, que limita al programa nuclear de Teherán al tiempo que permite un alivio a sanciones económicas contra la República Islámica.

La anulación del veto de Obama requeriría de una mayoría de dos tercios tanto en la Cámara de Representantes como en el Senado, de modo que el Gobierno cuenta con ganar el favor de suficientes demócratas para contrarrestar a la fuerte oposición republicana.

"Creo que lo correcto es simplemente no aprobar el acuerdo", declaró Netanyahu en el programa "Face de Nation" de CBS.

"Hay muchas cosas por hacer para detener la agresión de Irán y este acuerdo no es una de ellas", agregó, mientras continuaba con una serie de entrevistas en medios estadounidenses para denunciar el pacto alcanzado el martes entre Irán y seis potencias mundiales.

Reconoce Irán a Israel

Teherán niega las acusaciones de Israel y Occidente de que estuviera usando un programa de investigación para encubrir ambiciones para desarrollar armas atómicas.

El presidente de Irán, Hassan Rouhani, dijo el sábado que esperaba que el acuerdo llevara a relaciones más estrechas con los vecinos de Teherán en el Golfo Pérsico, aunque el líder supremo, el ayatolá Ali Khamenei, afirmó que Irán sigue enemistado con Occidente.

Netanyahu se valió de esos comentarios al hablar ante su gabinete el domingo.

"Los iraníes ni siquiera esconden el hecho de que aprovecharán los cientos de miles de millones que recibirán por el acuerdo para armar a su máquina del terror", declaró.

"Y dicen explícitamente que continuarán con su lucha contra Estados Unidos y sus aliados, Israel, por supuesto, sobre todos los demás", añadió.

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Ashton Carter, quien llegó a Israel en la primera visita de un funcionario del gabinete estadounidense desde el acuerdo, dijo a periodistas: "no voy a cambiar la opinión de nadie en Israel. Ese no es el propósito de mi viaje".

"Los amigos pueden tener desacuerdos pero tenemos décadas de sólida cooperación con Israel", apuntó.

Carter también visitará Jordania y Arabia Saudita, pues ambos países contemplan con suspicacias las posibilidades de aumentar la influencia de Irán en la región.