9 de abril de 2014 / 01:54 a.m.

Líbano.- Irán entregó 30 mil toneladas de alimentos a Siria el martes para ayudar al gobierno a lidiar con la carestía causada por la guerra civil, dijo la prensa estatal.

Simultáneamente al anuncio del arribo de la ayuda a un puerto del Mediterráneo, la televisión estatal reportó que fuerzas del gobierno habían logrado nuevos avances contra rebeldes cerca de Damasco, la capital.

La ayuda es parte de amplio respaldo de Irán al presidente Bashar Assad cuando éste se prepara para buscar un tercer mandato mientras sus tropas batallan a rebeldes que tratan de derrocarlo.

Irán ha sido el mayor apoyo para Assad durante los tres años del conflicto, brindando apoyo militar a Damasco a través de su milicia aliada libanesa Jezbolá y asesorando al gobierno sobre formas de combatir a la oposición. Teherán además ha inyectado fondos a Siria para impedir el colapso total de la economía.

En mayo, Irán extendió una línea de crédito de 3.600 millones de dólares a Siria, lo que permitió al gobierno de Assad comprar derivados del petróleo y fortalecer el valor de la moneda siria.

La economía siria ha sido golpeada duramente por el conflicto, y sus dos principales pilares — exportaciones de crudo y turismo — prácticamente han colapsado. Antes del conflicto, las exportaciones petroleras de Siria, mayormente a Europa, generaban hasta ocho millones de dólares diarios. En el 2010, el año antes del inicio del conflicto, Siria ganó 8.000 millones de dólares por turismo.

La prohibición de Estados Unidos y la Unión Europea a las importaciones de petróleo, que busca castigar al régimen del Assad por su brutal represión a la disidencia, le cuesta a Siria aproximadamente 400 millones de dólares al mes.

Antes del estallido del conflicto en marzo del 2011, Siria producía la mayoría de los alimentos necesarios para sus 23 millones de habitantes e incluso exportaba trigo. En el último año, el país ha sufrido una severa escasez porque la mayoría de los combates se ha concentrado en áreas rurales en poder de la oposición alrededor de las principales ciudades del país y a lo largo de la frontera con el Líbano, donde están la mayoría de las áreas agrícolas.

AP