2 de septiembre de 2013 / 12:53 a.m.

Ciudad de México • Andrés Manuel López Obrador, dirigente del Movimiento de Regeneración Nacional, consideró como un fracaso los primeros meses de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

De visita por el municipio de Fortín de las Flores, Veracruz, indicó que las circunstancias del país no han cambiado porque se sigue aplicando la misma política económica.

"Si antes todo iba mal, ahora todo ha empeorado, Peña Nieto no ha hecho nada", afirmó en el Comité Municipal de Morena.

López Obrador mencionó que al actual presidente le quedó grande la presidencia igual que a los panistas Vicente Fox y Felipe Calderón, que “no son más que peleles y títeres”, dijo.

Por ello, convocó a los veracruzanos a insistir que es necesaria la transformación de México.

"Peña Nieto no tiene nada que informar en sus primeros meses de mal gobierno. Si antes todo iba mal, ahora todo ha empeorado, porque no hay crecimiento en la economía, no se generan empleos, no hay bienestar social, al contrario, ahora hay más pobreza, carestía de la vida, sigue la inseguridad y la violencia", dijo el ex candidato presidencial.

En este sentido mencionó que actualmente no importan quién esté al frente de la Presidencia de la República, ya sea PAN o PRI, porque es la misma política que se aplica desde hace más de 30 años.

"Nosotros ya no queremos que se siga aplicando esta política antipopular, entreguista, y no es nada más por cuestiones ideológicas o políticas, sino es por juicio práctico, sentido común", comentó el tabasqueño.

López Obrador aprovechó para convocar a la marcha del próximo 8 de septiembre en el zócalo capitalino para llamar al gobierno federal a no aprobar la reforma energética.

"Es donde los mexicanos opinarán sobre las acciones que se llevarán a cabo para defender el petróleo y evitar el aumento del IVA y del ISR. Morena es la única oposición y por eso es la única esperanza de México", afirmó.

Respecto a la movilización de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, llamó a los maestros del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación porque aseguró, también serán afectados con la reforma educativa.

"(El SNTE), debe de hacer a un lado las diferencias, cerrar las filas y unirse para dar marcha atrás a esa reforma contraria a los intereses de los maestros y en contra también de la educación pública del país", subrayó.

PEDRO DOMÍNGUEZ