30 de enero de 2014 / 07:09 p.m.

CIUDAD DEL VATICANO.- El banco del Vaticano dijo a decenas de viudas y pensionistas que cerraran sus cuentas, caso contrario corrían el riesgo de no poder acceder a su dinero, todo en nombre de los esfuerzos del papa Francisco para hacer reformas, según pudo saber The Associated Press.

Pero ahora el banco se retractó y dijo que se trató de un "error técnico": que las viudas y jubilados pueden seguir siendo clientes en medio del tan publicitado plan del banco para cerrar las llamadas "cuentas laicas" mientras la institución trata de enmendar las relaciones con las autoridades en Italia que sospechan que hay personas que utilizan el banco como paraíso fiscal.

Todo esto es muy embarazoso para una institución que está tratando de esquivar acusaciones de malos manejos y corrupción.

"Algunas ancianas recibieron cartas desagradables", dijo a la AP el vocero del Instituto de Obras Religiosas, Max Hohenberg. "El hecho de que algunas decenas de personas fueran clasificadas de forma equivocada y que por lo tanto recibieran una carta que fue incorrecta es un error que lamentamos".

El 19 de septiembre, el presidente del banco Ernst Von Freyberg envió una carta breve a ciertos clientes para decirles que retiraran sus fondos antes del 30 de noviembre porque no cumplían "las disposiciones internas" para los cuentahabientes establecidas por la junta de directores, según una copia de la carta en poder de la AP que no detallaba cuáles eran esas disposiciones.

Pero por alguna razón, ciertos ex empleados de la Santa Sede y sus viudas recibieron la carta, debido aparentemente a la clasificación de sus cuentas por parte del banco.

En julio, la mesa directiva del banco emitió nuevas directrices para quienes tuviesen una cuenta como parte de los esfuerzos para acabar con décadas de problemas y escándalos que han empañado la reputación de la Santa Sede, y que en parte fueron responsables de la reforma emprendida por el papa Francisco.

Los nuevos criterios para determinar a los cuentahabientes también buscan atender las recomendaciones emitidas por expertos europeos que han estado evaluando los esfuerzos de la Santa Sede contra el lavado de dinero. En su primera evaluación en 2012, el Moneyval, el órgano de control del Consejo de Europa contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, exhortó al Vaticano a crear regulaciones sobre quién puede y quién no tener cuentas en su banco dado que las normas existentes eran imprecisas.

AP