NOTIMEX
25 de marzo de 2016 / 04:20 p.m.

Brasil.- A 130 días para los Olimpiadas, Brasil se apresta a cambiar a su ministro de Deporte por problemas en la coalición gubernamental de la presidenta Dilma Rousseff, quien enfrenta la mayor crisis política de su administración.

El jefe del gabinete personal de la Presidencia brasileña, Jaques Wagner, dijo esta semana que el titular de la cartera de Deporte, George Hilton, dejará en breve el cargo debido a que su formación, el Partido Republicano Brasileño (PRB), no apoya ya al gobierno.

La destitución, que deberá oficializar Rousseff en los próximos días, supondrá la entrada al Ejecutivo del actual secretario nacional de Deporte de Alto Rendimiento, Ricardo Leyser, del Partido Comunista de Brasil y quien participó en la organización del evento.

Aunque los preparativos no se deben ver afectados, el cambio en un ministerio clave en la organización de los Juegos Olímpicos de Río 2016 refleja la crisis que vive el Ejecutivo.

Asimismo, el cambio en el gabinete se produce mientras crece la preocupación de que algunas obras –como la línea de metro- no estén terminadas a tiempo para el evento, previsto para iniciar el 5 de agosto próximo.

El comité olímpico canceló esta semana una prueba de ciclismo que se debía celebrar entre el 30 de abril y el 1 de mayo debido a que no fue instalada a tiempo la pista de madera en el velódromo, tal vez la instalación deportiva en construcción con el mayor retraso.

El vocero de Río 2016, Mario Andrada, aseguró esta semana que la obra estará “completamente lista” para las Olimpiadas, mientras la publicación de listas de pagos –lícitos o ilícitos- de la constructora Odebrecht a políticos involucrados en los Juegos, como el alcalde de Río, Eduardo Paes, puede provocar mayor tensión.

En medio de la Operación Lava Jato, que investiga presuntos desvíos en Petrobras-, Andrada dijo que confía que ninguna obra de Río 2016 sea afectada por escándalos de corrupción, como al parecer ocurrió en la construcción de estadios en el Mundial de Futbol de 2014.

“Tenemos confianza en que las construcciones olímpicas, deportivas, no estén involucradas en todo este tema del Lava Jato”, señaló la víspera el portavoz del comité, quien admitió sin embargo que “Lava Jato siempre trae sorpresas”.