20 de abril de 2013 / 03:25 p.m.

Zinacantán, Chiapas • El presidente Enrique Peña Nieto salió en defensa de la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, al desestimar las acusaciones que se han hecho en su contra por un presunto desvío de recursos con fines electorales.

El mandatario federal se refirió desde el inicio de su discurso a la funcionaria quien, dijo, ha sido "muy atacada" y señalada por las acciones que la cruzada desplegada contra el hambre.

"Rosario, no te preocupes, hay que aguantar porque han empezado las críticas, las descalificaciones de aquellos a quienes ocupa y preocupa la política y las elecciones. Pero a nosotros, a este gobierno, que tenemos un objetivo claro, una tarea con los mexicanos, que es acabar con el hambre. Que sigan aquellos criticando las acciones, a nosotros nos ocupa y nos compromete acabar con el hambre de México", dijo durante su discurso en el arranque de la Cruzada Nacional contra el Hambre que se efectuó en la comunidad de Navenchauc, en el municipio de Zinacantán, en Chiapas.

En los últimos días el PAN presentó una denuncia en la que acusó a la titular de la dependencia y al gobierno de Veracruz de ocupar recursos públicos durante las elecciones.

Las acusaciones provocaron la separación del cargo de seis funcionarios menores y la remoción temporal del delegado de Sedesol en Veracruz hasta que se deslinden las responsabilidades.

Tras el espaldarazo que le diera a la titular de la Sedesol, el Presidente dejó el tema de lado y enfocó sus baterías en atender al invitado de honor, el ex mandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva.

Después de un recorrido por la comunidad donde se presentaron proyectos productivos, de apoyo de vivienda y de producción de artesanía, el mandatario confió en que habrá logros específicos para cambiar el rostro de la comunidad y el entorno.

Una vez que se realizó un recorrido por la comunidad catalogada como de las 13 con mayor marginación en el estado, enfatizó que el hambre de México "no tiene partido, no tiene color, no tiene interés partidario".

Además, opinó acerca de la participación del sector privado en la estrategia."La participación del sector privado siempre será bienvenida siempre y cuando la intención sea la misma: acabar con el hambre que azota a la población", dijo.

El Presidente también prometió que durante la aplicación del programa se evaluarán las acciones para fortalecer aquellas que verdaderamente dan resultados y sobre ellas trabajar de manera más específica.

"No esperamos a tener un presupuesto dedicado a esta gran Cruzada Nacional Contra el Hambre, sino más bien, hemos aglutinado los presupuestos que de distintos programas hay en distintas y diferentes dependencias para que de inmediato nos pongamos a trabajar en todo el país. En pocas palabras, se trata de una operación inmediata, pero que tiene una visión integral y compartida, y que permitirá que esfuerzos que anteriormente podían ser dispersos, ahora estén aglutinados y convergiendo hacia las comunidades que enfrentan el hambre", expuso.

Vestido con uno de los trajes típicos del pueblo tzotzil, el mandatario dijo que en su gobierno abatir el hambre resulta no solo una prioridad sino “la razón más importante” de esta administración.

"Éste es un programa que convoca a los esfuerzos de todos los mexicanos para ocuparnos de quienes más lo necesitan, de nuestros semejantes, de quienes padecen hambre y que a veces varios sectores de la sociedad mexicana se encuentran ajenos o distantes de conocer esta lacerante realidad", dijo.

"No les falle a los pobres": Lula

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva sentenció que el hambre existe por la falta de vergüenza de los gobernantes y no por falta de dinero, producción agrícola o de tecnología.

Durante su visita al país, el ex mandatario brasileño advirtió de manera directa al presidente Enrique Peña Nieto y a la titular de la Sedesol, Rosario Robles, que no pueden esperar a que la economía crezca para mejorar la condición de los pobres y lo comparó como esperar a que un pastel crezca para después ser repartido, "siempre alguien se lo come antes".

"Así que no, Presidente. Usted tiene que decir todos los días que los pobres no tienen por qué tener paciencia. Él debe tener esperanza y confianza en su gobierno. En Brasil yo lo hice y estoy seguro que usted lo hará en México", dijo frente a unas tres mil personas de la comunidad tzotzil de Zinacantán, donde su discurso fue traducido del portugués al español y al tzotzil.

El brasileño agradeció al Presidente la invitación y la visita al país, a una de las comunidades en las que "se puede ver cara a cara, la cuestión de México".

También dijo que México cuenta con grandes ventajas por su geografía, recursos e historia.

"Este país tiene todo lo que el pueblo necesita. Ahora lo tienen a usted. No les falle", pidió Lula.

Antecedentes

Robles anunció el viernes la separación temporal del delegado de la Sedesol en Veracruz, Ranulfo Márquez Hernández, así como la renuncia de seis funcionarios más, por estar presuntamente vinculados en irregularidades a favor del PRI.

El miércoles, el líder del PAN, Gustavo Madero, y los coordinadores en el Senado y la Cámara de Diputados, Ernesto Cordero y Luis Alberto Villarreal, respectivamente, presentaron audios y videos en los que presuntamente se acredita la intervención de Robles y del gobernador de Veracruz, Javier Duarte, así como de 57 funcionarios federales y estatales en el proceso electoral en la entidad.

MIRIAM CASTILLO