13 de mayo de 2013 / 02:01 p.m.

El Ministerio de Asuntos Exteriores de España no ha querido pronunciarse oficialmente hoy por los asesinatos de dos comerciantes españoles en el Estado mexicano de Sinaloa, y se limitó a decir que su consulado correspondiente está en permanente comunicación con las autoridades mexicanas para “cuanto antes” repatriar los cuerpos de las víctimas y en espera de que se esclarezcan los hechos.

Fuentes de la Oficina de Información Diplomática explicaron hoy a MILENIO que, por petición de los familiares de los fallecidos no se proporcionará ningún tipo de información, ni siquiera cuándo ni a dónde llegarán los cuerpos. “Lo contario significaría la vulnerabilidad de la Ley de Protección de Datos”, señalaron desde Exteriores.

Las víctimas fueron identificadas como José Montoya Lozada, de 56 años, y Fernando Carmona Romero, de 58, y habían sido reportados como “desaparecidos” el 4 de mayo. El primero era residente en Sevilla, mientras que el segundo vivía en Madrid.

De acuerdo a los informantes, desde que se encontraron los cuerpos, dentro de un coche de alquiler, con las manos atadas y con varios disparos, en el Canal de Humaya, en una zona de Culiacán conocida como El Tamarindo, las autoridades mexicanas se pusieron en contacto con sus pares españolas para informar de lo sucedido.

Fuentes del consulado español en Jalisco explicaron que los fallecidos, que se dedicaban al comercio ambulante de ropa, estaban inscritos como “transeúntes no residentes” y estaban vinculados desde hace años a este Estado mexicano.

Precisamente desde Jalisco, algunos de sus familiares y conocidos viajaron a Sinaloa donde les fueron entregados los cuerpos para de inmediato iniciar el proceso de repatriación.

Las autoridades mantienen “abierta” por el momento, cualquier línea de investigación, bajo el supuesto de que se trata de un “homicidio doloso”, según las fuentes consultadas de la Procuraduría General de Justicia del Estado de Sinaloa (PGJESIN).

— JOSÉ ANTONIO LÓPEZ