FOTO: AP
10 de junio de 2014 / 05:20 p.m.

Alemania.- Un equipo formado por más de 200 socorristas de Alemania, Austria y Suiza intentan rescatar a un investigador que quedó atrapado en las cuevas Riesending, en los Alpes. El operativo podría llevar varios días debido a los pasadizos y desfiladeros del lugar. Johann Westhauser, un espeleólogo de 52 años que estudia la formación de las cavernas,  fue sorprendido en la madrugada del domingo por un desprendimiento de piedras. El científico investigaba el sistema de cuevas a una profundidad de 1,000 metros junto a dos acompañantes.Westhauser sufrió heridas en la cabeza y en el torso que le impidieron salir por sus propios medios de las cuevas. Ante su incapacidad para moverse, uno de los miembros de su equipo ascendió durante 12 horas ininterrumpidas de escalada para pedir ayuda mientras su compañero permanece a su lado.Una vez alertadas las autoridades, se puso en marcha un gran operativo de rescate. Un primer equipo llevó medicamentos y provisiones, mientras otros tendieron una línea telefónica de 300 metros de profundidad para ayudar en el trabajo de rescate. "El investigador está casi 1,000 metros bajo tierra en una de las cuevas más complejas de Europa. Tenemos pozos verticales de hasta 350 metros donde se puede subir y bajar con una cuerda", dijo el oficial de rescates de montaña Klemens Reindl. Los rescatistas creen que les llevará entre tres y cinco días sacarlo del complejo sistema de cuevas, que cuenta con seis campamentos internos."Hay que salvar varios barrancos complicados. No olvidemos que se trata de la cueva más difícil de Alemania, y no conocemos el estado de la cueva tras el derrumbamiento de piedra, por lo que la operación avanza con lentitud", comentó Reindl.El Riesending es un sistema de cuevas que tiene una longitud de 19,2 kilómetros y una profundidad de 1,148 metros. Fue descubierto en 1995 durante unos trabajos de medición de una meseta.El ingreso a la cueva está a 1,843 metros de altura y para entrar hay que bajar ya en el comienzo unos 3000 metros colgado de sogas. En las cuevas reina la oscuridad y las temperaturas oscilan entre los 1.5 y cinco grados.