17 de noviembre de 2014 / 03:30 p.m.

Tailandia.- Una empresa de mensajería en Bangkok pasó tres paquetes con destino a Estados Unidos por una máquina de rayos X, y en ese análisis de rutina hizo un descubrimiento estremecedor: dentro había varias partes de cuerpos humanos conservadas, incluyendo una cabeza de niño pequeño, un pie de bebé y un corazón adulto.

La empresa, DHL, alertó a la policía, que rastreó al remitente, un turista estadounidense de 31 años que dijo haber comprado las partes del cuerpo en un mercado nocturno de Bangkok, mencionó el coronel de policía Chumpol Poompuang.

"Dijo que pensó que las partes de cuerpos eran raras y quería enviárselas a sus amigos en Estados Unidos", dijo Chumpol, añadiendo que el hombre fue interrogado durante varias horas y puesto en libertad sin cargos.

Los tres paquetes, que contenían cinco restos humanos, estaban etiquetados como juguetes, indicó la policía. Los fragmentos tenían como destino Las Vegas, incluyendo uno que el hombre se había dirigido a sí mismo.

Chumpol había dicho antes que entre los restos hallados había un corazón e intestinos de bebé. Sin embargo, la policía informó más tarde en una rueda de prensa que el corazón, que había sido apuñalado, era de un adulto y no había intestinos en los paquetes.

Todos los fragmentos estaban conservados por separado en formaldehído, dentro de envases acrílicos sellados o cajas de plástico, explicó a la prensa el teniente general Ruangsak Jarit-ake. El oficial mostró imágenes explícitas de los restos, entre los que había dos fragmentos de piel tatuada de un adulto, uno con un tigre saltando y el otro con un antiguo texto asiático. Una imagen del pie de bebé mostró que estaba cortado en tres secciones.

La policía indicó que el método de conservación y la forma en la que se habían cortado los trozos parecía profesional, y estaba investigando si los fragmentos se habían robado de institutos médicos.

En algunas sectas tailandesas se cree que los fetos conservados o tatuajes espirituales pueden dar a sus propietarios buena suerte o protección frente al mar. También pueden emplearse en ritos de magia negra.

En 2012, un ciudadano británico fue detenido con seis fetos asados y cubiertos de pan de oro, tras recibir información de que se estaban vendiendo cuerpos de niños a través de un sitio web que ofrecía un servicio de magia negra.

FOTO: EspecialAP