AP
16 de marzo de 2014 / 08:47 p.m.

Washington. — Estados unidos rechazó el referéndum de separación de Crimea realizado el domingo calificándolo de ilegal, y preparaba medidas de represalia contra Rusia.

Aun antes de que se anunciaran los resultados oficiales, la Casa Blanca denunció la votación sobre la anexión de Crimea a Rusia diciendo que violaba la Constitución ucraniana y la ley internacional, y que fue realizada bajo "amenazas de violencia e intimidación de una intervención militar rusa".

La Casa Blanca dijo que "no se deberían tomar decisiones sobre el futuro de Ucrania sin el gobierno ucraniano", y señaló que Rusia ha rechazado el despliegue de observadores internacionales en Crimea para asegurar que se protejan los derechos de la gente de etnia rusa.

"Rusia ha desdeñado esos llamados así como la búsqueda de acercamiento del gobierno ucraniano, y en lugar de ello ha aumentado su intervención militar en Crimea e iniciado ejercicios militares amenazantes en la frontera este de Ucrania", dijo La Casa Blanca.

"Las acciones de Rusia son peligrosas y desestabilizadoras", agregó.

Funcionarios estadounidenses reafirmaron que el gobierno del presidente Barack Obama, junto con la Unión Europea, impondrá sanciones a Rusia si anexa la estratégica región. Advirtieron además que cualquier maniobra de Rusia sobre el este y sur de Ucrania sería un recrudecimiento grave de la situación que requeriría respuestas adicionales.

El secretario estadounidense de Estado John Kerry pidió a Moscú que regrese a sus bases las tropas que tiene en Crimea, retire fuerzas de la frontera ucraniana, detenga la provocación en el este de Ucrania y apoye las reformas políticas en Ucrania que protegerían a la población de origen ruso, a quienes hablan ruso y otros residentes en la ex república por la que Rusia dice estar preocupada.