NOTIMEX
6 de febrero de 2017 / 08:32 a.m.

WASHINGTON.- Los estados de Washington y Minnesota pidieron hoy a la Corte de Apelaciones del Noveno Circuito mantener en suspenso el veto migratorio del presidente Donald Trump y sumaron a su causa a las mayores empresas tecnológicas del país.

En paralelo un grupo de exfuncionarios estadunidenses, incluidos los ex secretarios de Estado, Madeleine Albright y John Kerry, así como el exdirector de la CIA, Leon Panetta, argumentaron en una carta a la corte que el veto erosiona la seguridad nacional del país.

Los procuradores de Washington, Robert Ferguson y de Minnesotta, Lori Swanson, pidieron al tribunal con sede en San Francisco mantener en suspenso el veto para evitar “la separación de familias, afectación a estudiantes y profesores y bloqueo de viajes”.

“Los acusados argumentan que la seguridad nacional requiere estas afectaciones, pero la Corte no debe permitir las violaciones constitucionales sólo con base en la invocación sin fundamento de las preocupaciones de seguridad nacional”, subrayaron.

Su documento fue apoyado con una moción de “Amigos de la Corte” de un grupo de prominentes exfuncionarios de inteligencia y seguridad, que incluyeron además a Susan Rice, exdirectora del Consejo de Seguridad Nacional bajo Barack Obama.

“Todos coincidimos que Estados Unidos enfrenta amenazas reales de redes terroristas y que debe tomar todos los pasos prudentes y efectivos para combatirlos, incluido, el escrutinio apropiado de los visitantes a Estados Unidos”, escribieron.

“Pero vemos la orden ejecutiva como algo que en última instancia erosiona la seguridad nacional de Estados Unidos más que hacernos más seguros”, indicaron.

Argumentaron que la orden ejecutiva podría hacer un daño de largo plazo a los intereses de política exterior de Estados Unidos poniendo en peligro a las tropas y rompiendo las alianzas de seguridad nacional.

Otros de los firmantes fueron el exdirector de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Michael Hayden y la exprocuradora de Justicia y exsecretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano.
Por separado, en una moción similar de “Amigos de la Corte”, un centenar de las mayores empresas tecnológicas de Estados Unidos apoyaron a Washington y Minnesota argumentando que la orden hace más difícil la contratación de trabajadores.

Las empresas solidarias incluyeron a Apple, Dropbox, Facebook, Google, Lyft, Microsoft, Motzilla, Netflix, Pynterest, Reddit, Twitter, Square, Ubery Yelp, entre otras.

“La orden representa una desviación significativa de los principios de justicia y predictibilidad que han gobernado el sistema migratorio de Estados Unidos por más de 50 años”, señalaron.

Asimismo argumentaron que la orden ejecutiva del presidente Donald Trump “provoca un daño significativo a los negocios estadunidenses, la innovación y el crecimiento”.

“La orden ejecutiva hace más difícil y oneroso que las empresas estadunidenses puedan reclutar, contratar y detener algunos de los mejores empleados a nivel mundial y desquicia las operaciones del negocios”, remataron.

El Departamento de Justicia dispone de un plazo que vence a las 06:00 P.M. para presentar sus argumentos antes que la Corte emita su dictamen final sobre los méritos del caso.

La Corte de Apelaciones del Noveno Distrito rechazó ayer la petición de emergencia de la administración para restablecer el veto a la entrada de inmigrantes de siete países predominantemente musulmanes.

El tribunal de apelaciones mantuvo así vigente el fallo preliminar del juez James Robart de la Corte Federal en Seattle, que restableció temporalmente los viajes de los refugiados e inmigrantes procedentes de Irak, Irán, Libia, Siria, Somalia, Sudán y Yemen.

Se espera que el caso llegue eventualmente a la Suprema Corte de Justicia, que en este momento dispone sólo de ocho de sus nueve magistrados. En caso de un empate en el máximo tribunal se mantendrá el fallo de la Corte inferior inmediata.

Desde el viernes se restableció el ingreso de viajeros de los siete países en tanto que el Departamento de Estado revirtió la cancelación de visas que fueron revocadas provisionalmente después de la prohibición impuesta por Trump