21 de febrero de 2013 / 02:30 a.m.

El secretario de Educación dijo en una comparecencia en el Senado que en este momento en México estamos haciendo exactamente lo que la pedagogía moderna dice que no se debe hacer: "volver enciclopedistas a los muchachos".

 Ciudad de México • La Secretaría de Educación Pública es en este momento una Torre de Babel, expresó el titular de esa dependencia, Emilio Chuayffet, al comparecer en el Senado de la República.

“La Secretaría es en este momento una Torre de Babel, revisamos todos los acuerdos, circulares, reglamentos, para poder encontrar en el fondo aquella parte que nos ayude a sustentar un modelo de sistema educativo válido para todos los mexicanos, no solo por su homogeneidad, sino porque la admisión de la realidad mexicana, solo así podrá ser efectivo el sistema educativo en México”, comentó.

Frente a los legisladores, Chuayffet afirmó que en este momento en México estamos haciendo exactamente lo que la pedagogía moderna dice que no debemos hacer; “volver enciclopedistas a los muchachos”.

“El constructivismo pedagógico señala que al niño hay que enseñarle a aprender, estamos en otra orientación diciendo que al niño hay que dotarlo de cuantos datos sean necesarios para que pueda llevar una vida razonable”, destacó.

Refirió que el ex secretario de Educación, Carlos Reyes Tamez, le envió un documento en el que le hizo notar que tan solo para el nivel básico se aplican 17 programas que cuestan 19 mil millones de pesos, que es, precisó, dos veces el presupuesto de la Secretaría de Relaciones Exteriores, “y el saldo de rendimiento del muchacho es nulo”.

Refirió que se acordó con el Instituto Nacional de Evaluación Educativa que se van a derogar varios rubros de la Ley General de Educación entre ellos el criterio de que no habrá reprobados, pues señaló que si un niño en segundo de primaria no tiene los resultados esperados “no podemos promoverlo”.

Indicó que el gobierno propondrá una ley orgánica del INEE, y que se debe separar la evaluación de la profesionalización, y que en el primer caso no solo se debe evaluar a los maestros y a los alumnos, sino a la infraestructura, entre otros temas.

OMAR BRITO Y ANGÉLICA MERCADO