6 de mayo de 2013 / 01:55 p.m.

Andrés Manuel López Obrador ya no es el principal activo del PRD. Su nombre ya no se pronuncia en los discursos de los dirigentes que celebran los triunfos obtenidos al llegar a los 24 años de existencia.

Pero, el dos veces ex candidato presidencial no solo desapareció de los mensajes. Los éxitos que obtuvo, las votaciones más altas que el PRD ha tenido en su historia no merecen siquiera una mención.

Su ausencia física es obvia, ya no milita en el PRD, como tampoco lo hacen otros dos ex presidentes nacionales y al menos 5 ex gobernadores. Las sillas reservadas para invitados especiales son ocupadas por unos cuantos fundadores. Ifigenia Martínez, Raúl Álvarez Garín y Pablo Gómez. Se acabaron las grandes figuras del PRD. Ninguno de los gobernadores acude a la celebración que se realiza en el Ex Convento de San Hipólito.

Jesús Zambrano justifica las ausencias y asegura que por cuestiones de agenda ni el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera acudió.

Eso sí, Zambrano menciona al jefe de gobierno y los gobernadores de Morelos, Graco Ramírez; Tabasco, Arturo Núñez; Gabino Cué de Oaxaca y el guerrerense Ángel Aguirre, a quien dirige un particular reconocimiento, porque ""ha soportado las presiones y ha logrado no caer en la trampa de la provocación"".

El dirigente perredista también reconoce a los 345 alcaldes del PRD y asegura que  ""el desempeño de gobernadores y presidentes municipales, son nuestra mejor carta de presentación ante la sociedad para demostrar que otro México para la gente es posible, que ha valido la pena votar por el PRD"".

Lo secunda Alejandro Sánchez Camacho quien asegura que el PRD es el principal partido de la izquierda mexicana.

""Somos parte de esa izquierda renovada, democrática que se expresa en toda América Latina en los últimos 25 años en la resistencia la neoliberalismo, a las derechas conservadoras y que hoy construye hegemonía en la patria grande latinoamericana, encabezando gobiernos progresistas y de izquierda que buscan transformación de fondoComo ya es común, Cuauhtémoc Cárdenas, líder fundador del PRD no está en los festejos de su partido. Pero esta vez tampoco lo hacen Marcelo Ebrard, Leonel Godoy, Lázaro Cárdenas y qué decir de Jesús Ortega o René Bejarano"".

Sus espacios son ocupados por nuevos cuadros. Raúl Flores y Enrique Vargas, recientemente ungidos en la presidencia y secretaría general del PRD en la capital del país. Lo mismo legisladores como Dolores Padierna, Manuel Camacho Solís, Alejandra Barrales o Purificación Carpinteyro.

La primera fila la integran Jesús Zambrano, Alejandro Sánchez Camacho y Luis Miguel Barbosa.

La ausencia de los fundadores causa incluso las bromas de los asistentes. Enrique Vargas, secretario general del PRD en la capital del país vacila con su compañero de fórmula Raúl Flores sobre su larga militancia. ¡Todos somos fundadores” y suelta una carcajada.

Detrás de las cinco filas de invitados especiales aparecen los perredistas sin nombre, líderes de colonias que acuden a echar porras lo mismo a Jesús Zambrano que al delegado en Venustiano Carranza, José Manuel Ballesteros, quien por lo sonoro de los aplausos que recibe en su presentación, deja ver que no llegó solo.

El festejo dura casi tan poco como los antojitos mexicanos y el mezcal con el que celebraron para no dejar pasar un aniversario más, sin líderes históricos, pero con muchos perredistas sin nombre que se van satisfechos de haber comido gratis.

— LILIANA PADILLA