19 de abril de 2013 / 01:21 a.m.

 Ciudad de México • La población infantil de México que cursa la educación básica es de 25 millones de niños, de este total, aproximadamente 2.5 millones se perfilan como agresores en potencia durante su etapa adulta al haber enfrentado experiencias de violencia escolar, destaca el análisis realizado por el Instituto Mexicano de Prevención Integral.

En su estudio el IMEPI cruzó datos de una encuesta levantada por el INEGI en el Distrito Federal, los resultados de una investigación de la AFSED y otros escenarios expuestos en la iniciativa de Ley general para la promoción de la convivencia libre de violencia en el entorno escolar.

De acuerdo con un estudio realizado por la Administración Federal de Servicios Educativos en el Distrito Federal (AFSED) los adultos que en su niñez se enfrentaron al bullying ejercen modelos de violencia intrafamiliar.

Datos del proyecto de iniciativa de Ley general para la promoción de la convivencia libre de violencia en el entorno escolar, que actualmente está en el Senado de la República, revelan que “al menos 10 por ciento de los alumnos de educación básica son víctimas de acoso escolar y de éstos uno de cada 10 recibe atención especializada”.

Según cifras de la SEP señalan que casi 25 millones los niños y adolescentes de preescolar, primaria, secundaria y bachillerato son los registrados en el padrón de la educación básica y que 10 por ciento de este universo son víctimas de bullying, por lo que en el país 2.5 millones de niños se enfrenta situaciones de agresión y violencia.

Estadísticas del INEGI revelan que en 39% de los hogares de la Ciudad de México donde habitan personas cuyas edades oscilan entre los 5 y 19 años existe violencia intrafamiliar, siendo el maltrato emocional la manifestación más recurrente (33.5%).

Al presentar algunas propuestas, destacó que gobierno levante una encuesta nacional por cada tipo de violencia para conocer el detalle de su origen y otra local de bullying que considere variables económicas, sociales, psicológicas y emocionales.

Diseñar políticas públicas que consideren el Desarrollo Humano desde los programas de la SEP; implementar un semáforo de prevención que permita identificar los resultados y avances de los programas enfocados a contrarrestar la violencia y la delincuencia.

 EUGENIA JIMÉNEZ