REUTERS
18 de agosto de 2016 / 06:03 p.m.

CHICAGO.- Científicos estadounidenses hallaron en un estudio con ratones adultos que el virus de Zika puede atacar un tipo puntual de células en la parte del cerebro involucrada en el aprendizaje y la memoria, lo que genera interrogantes sobre las consecuencias del virus para los millones de personas infectadas.

El estudio, publicado el jueves en la revista "Cell Stem Cell", es el primero en indagar si el Zika puede atacar los mismos tipos de células tanto en ratones adultos como en fetos del roedor.

Los expertos advirtieron que los hallazgos son preliminares y que podrían no tener ninguna correlación con la manera en que el virus impacta en la función cerebral humana, aunque sugirieron que se necesita más investigación al respecto.

"Según nuestros hallazgos, infectarse con Zika a edad adulta no sería tan inocuo como las personas creen (...) Esta es una consecuencia potencial que tenemos que observar", dijo el doctor Joseph Gleeson, experto en enfermedad cerebral pediátrica de la Rockefeller University en Nueva York, quien dirigió el estudio.

Ya está demostrado que el virus de Zika ataca en el feto las células progenitoras neurales, un tipo de células madres que da lugar a la formación de una variedad de neuronas. La muerte de estas células es la que interrumpe el desarrollo cerebral y provoca los defectos congénitos graves que se observan en los bebés cuyas madres se infectaron con Zika durante el embarazo.

Los adultos, cuyo cerebro está totalmente formado, cuentan con muchas menos células progenitoras neurales y hay algunos puñados remanentes, entre ellos en el hipocampo, la parte del cerebro involucrada en la memoria y el aprendizaje.

Funcionarios de salud de Estados Unidos concluyeron que las infecciones con Zika en mujeres embarazadas pueden provocar microcefalia, una malformación congénita en la que el bebé nace con la cabeza más pequeña de lo normal, lo que puede causarle problemas graves en el desarrollo.

La relación entre el virus y la microcefalia se hizo notoria por primera vez en Brasil, que ya confirmó más de 1.600 casos del trastorno congénito ligado a la infección con Zika en las madres durante la gestación.

Desde 2015, 66 países y territorios reportaron evidencia de transmisión de virus de Zika, según la Organización Mundial de la Salud. Este mes, investigadores de la Universidad de Notre Dame estimaron que 93 millones de personas en Latinoamérica y el Caribe podrían infectarse con Zika en el marco del actual brote.