ap
22 de abril de 2015 / 07:54 a.m.

Etiopía.- Más de 100 mil etíopes protestaron el miércoles por los asesinatos de cristianos etíopes en Libia y contra la incapacidad de su propio gobierno para mejorar el nivel de vida de los pobres, ya que la pobreza alimenta el flujo de migrantes a través de zonas peligrosas.

La marcha respaldada por el gobierno en la plaza de Meskel de Adis Abeba se tornó violenta cuando manifestantes armados con piedras chocaron con la policía, que arrestó al menos a 100 personas.

"Queremos venganza por la sangre de nuestros hijos", afirmaron los manifestantes, refiriéndose a los etíopes que aparecían siendo decapitados o baleados en un video difundido el domingo por el grupo extremista Estado Islámico. Se cree las víctimas etíopes fueron capturadas en Libia cuando trataban de llegar a Europa.

Ahaza Kassaye, la madre de una de las víctimas, identificado como Eyasu Yikunoamlak, dijo durante la protesta que se sentía abrumada por la asistencia masiva.

"Ahora soy feliz, soy muy feliz. Estaba llorando la muerte de mi hijo con familiares y mis vecinos. Nunca esperé que ocurriera esto", dijo.

Ahaza, que tuvo que refugiarse en una cafetería cuando las protestas se volvieron violentas, dijo esperar que el gobierno reaccionara a los asesinatos cerrando todos los pases ilegales de frontera y arrestando a los sospechosos de traficar con personas.

A pesar de que los crímenes de Estado Islámico conmocionaron a muchos etíopes, algunos jóvenes en la capital dijeron que aun así intentarían el peligroso viaje a Europa, a menudo a través de Sudán y después de Libia, si conseguían dinero suficiente para pagar a los contrabandistas.

Aunque la pobreza es la causa principal de las migraciones, señaló el primer ministro etíope, Hailemariam Desalegn, los traficantes de personas son los responsables por incitar a la gente a que intente lo que describió como "el viaje de la muerte".

Los legisladores etíopes debatían el martes una posible respuesta a los asesinatos del grupo Estado Islámico, pero no está claro si las acciones militares son una opción. El gobierno declaró tres días de luto nacional por las muertes.