reuters
20 de septiembre de 2016 / 09:02 p.m.

EU.-Fiscales federales acusaron el martes a un hombre de origen afgano, arrestado después del estallido de bombas en Nueva York y Nueva Jersey, de cuatro cargos que incluyen el uso de armas de destrucción masiva y la detonación de explosivos en un lugar público.

Los cargos fueron presentados en una demanda federal que dice que el sospechoso, Ahmad Khan Rahami, portaba un diario escrito a mano en el que elogia a Osama bin Laden, quien planificó los ataques del 11 de septiembre del 2001, y acusa al Gobierno de Estados Unidos de asesinar a combatientes islamistas en Afganistán, Irak, Siria y los territorios palestinos.

Los cargos federales se conocen después de que el padre de Rahami, un afgano naturalizado estadounidense capturado el lunes en Nueva Jersey tras un tiroteo con la policía, dijo que informó hace dos años a la Oficina Federal de Investigación (FBI) que temía que su hijo se estuviese relacionando con milicianos.

El FBI reconoció que había investigado a Rahami en el 2014, pero no halló "vínculos con el terrorismo" y dejó de lado las pesquisas.

La Casa Blanca dijo el martes que aparentemente la explosión de las bombas fue "un acto de terrorismo", mientras continúan las investigaciones sobre si Rahami tuvo cómplices, o si se radicalizó durante sus viajes a Afganistán y Pakistán.

"La investigación está activa y en curso, y (el incidente) se investiga como un acto de terrorismo", dijo la Fiscal General Loretta Lynch en Lexington, en el estado de Kentucky.

Rahami, de 28 años, era sospechoso por las explosiones del sábado, una ocurrida por la noche en el vecindario de Chelsea, en Nueva York, que dejó 29 heridos, y otra en Nueva Jersey que no causó heridos.

Rahami fue arrestado el lunes en Linden, Nueva Jersey, después de un tiroteo con la policía en el que recibió varios disparos. Se encuentra en estado grave pero estable y los agentes no han podido interrogarlo a fondo, dijo el comisionado del Departamento de Policía de Nueva York, James O'Neill.

Su padre, Mohammad Rahami, salió por un momento del restaurante familiar en Elizabeth, Nueva Jersey, y dijo a periodistas: "Yo llamé al FBI hace dos años".

El FBI dijo en un comunicado que comenzó una evaluación de Ahmad Khan Rahami en el 2014, basándose en los comentarios que su padre hizo después de una "disputa doméstica".

"El FBI realizó revisiones de bases de datos internas, verificaciones entre agencias y múltiples entrevistas, ninguna de las cuales reveló lazos con el terrorismo", dijo el FBI.

Un funcionario confirmó que el padre se reunió en dos ocasiones con el FBI, cuando dijo que estaba preocupado de que su hijo se relacionaba con personas que podrían tener vínculos con militantes y luego sostuvo que su inquietud real era que el joven se estaba rodeando de criminales.

Otro funcionario dijo que el padre "se retractó de toda la historia". En ese momento, su hijo era retenido bajo un cargo de agresión por apuñalar a su hermano durante una disputa doméstica, explicó.

Los comentarios de los funcionarios, quienes hablaron bajo condición de anonimato, muestran que Rahami estaba en el radar de las autoridades estadounidenses antes de las explosiones, al igual que otras personas que realizaron ataques en el país en los últimos años.