AP
6 de abril de 2014 / 12:46 p.m.

Tokio. — Estados Unidos enviará dos destructores antibalísticos a Japón para 2017 como parte de un esfuerzo por fortalecer la protección del país ante las amenazas de Corea del Norte, dijo el domingo el secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel.

En una conferencia de prensa tras reunirse con el ministro japonés de Defensa Itsunori Onodera, Hagel dijo que dialogaron sobre la amenaza que representa Pyongyang. Indicó que los dos navíos serán desplegados en respuesta al "patrón de acciones provocativas y desestabilizadoras" de Corea del Norte que violan las resoluciones de las Naciones Unidas, y también proporcionarán más protección a Estados Unidos de esas amenazas.

En declaraciones inusualmente fuertes sobre China, Hagel dijo que la nación asiática es una "gran potencia" e indicó que, cuando viaje a ese país más adelante en la semana, les dirá a sus autoridades que deben respetar a sus vecinos. Japón y China han tenido intensas fricciones por reclamos territoriales y otros asuntos.

"Con este poder vienen nuevas y más amplias responsabilidades sobre cómo se usa ese poder", dijo Hagel, y señaló que espera un diálogo honesto y franco con los chinos.

El anuncio del envío de destructores adicionales a Japón llega en momentos en que las tensiones con Corea del Norte se han incrementado de nuevo, luego de que Pyongyang continúa con amenazas de efectuar pruebas adicionales nucleares y de misiles.

Tanto el gobierno norcoreano como el de Corea del Sur dispararon cientos de proyectiles de artillería a los mares de su rival a fines de marzo en la fricción más reciente.

Corea del Norte acusó el viernes a Estados Unidos de estar "empeñado en un cambio de régimen" y advirtió que cualquier maniobra con esas intenciones será vista como una "línea roja" que resultará en medidas para contrarrestarla.

Ri Tong Il, viceembajador de Pyongyang ante la ONU, también dijo que su gobierno "dejó muy claro que efectuaremos una nueva forma de prueba nuclear", pero se negó a proporcionar detalles al respecto.

Los dos buques adicionales elevarían a siete el número de navíos estadounidenses de misiles balísticos en Japón, una muestra más de los esfuerzos de Washington por incrementar su enfoque en la región asiática del Pacífico. Estos barcos pueden utilizarse tanto a la ofensiva como a la defensiva.