REUTERS
3 de marzo de 2017 / 05:13 p.m.

WASHINGTON. - Mujeres y niños que crucen juntos ilegalmente hacia Estados Unidos podrían ser separados por las autoridades estadounidenses bajo una propuesta que está siendo considerada por el Departamento de Seguridad Nacional, según tres funcionarios.

Parte de la razón de la propuesta es disuadir a las madres de emigrar a Estados Unidos con sus hijos, explicaron los funcionarios consultados, quienes dijeron haber sido informados sobre el plan del Gobierno del presidente Donald Trump de adoptar esta medida.

El cambio de política permitiría al Gobierno mantener a los padres en custodia mientras tratan de evitar la deportación o esperan por las audiencias de asilo.

Los niños serían puestos bajo una custodia especial del Departamento de Salud y Servicios Humanos, bajo el método menos restrictivo posible hasta que puedan ser cuidados por un familiar estadounidense o un tutor designado por el Estado.

Actualmente, las familias que tratan de evitar la deportación o piden asilo en general son liberados con rapidez y se les permite quedarse en Estados Unidos hasta que sus casos son resueltos. Una decisión de una corte de apelaciones federal impide una detención prolongada en el caso de los menores.

El presidente Donald Trump pidió el fin de la política conocida como "capturar y liberar", en la que a los inmigrantes que cruzan la frontera de forma ilegal se les permite vivir en el país mientras esperan que se desarrolle el proceso legal.

Dos funcionarios fueron informados de la propuesta a comienzos de febrero por el jefe de la división de Asilo de los Servicios de Inmigración, John Lafferty. La tercera fuente dijo que el Departamento de Seguridad Nacional considera separar a las mujeres de los niños pero destacó que todavía no se ha tomado una decisión al respecto.

Funcionarios estadounidenses no respondieron a pedidos de comentarios.

Unos 54.000 niños y sus guardianes fueron detenidos entre el 31 de octubre de 2016 y el 31 de enero, cifra que duplica a los capturados en el mismo periodo hace un año.

Los republicanos en el Congreso señalan que las mujeres están dispuestas a pasar por el peligroso viaje a través de la frontera con sus hijos porque saben que serán liberadas rápidamente y que pueden pasar años para que el proceso llegue a la justicia.

Defensores de los derechos humanos dicen que la violencia en América Central fuerza a las madres a emigrar, por lo que se les debe otorgar el estatus de asiladas.

El secretario del Departamento de Seguridad Nacional, John Kelly, le ordenó la semana pasada a los agentes de inmigración que deporten o acusen con cargos criminales a los padres que faciliten el tráfico ilegal de sus hijos.

Muchos padres que llegan a la frontera entre Estados Unidos y México con sus hijos le pagan a los llamados "coyotes" para que los guíen a través de la peligrosa zona.