AP
11 de febrero de 2016 / 03:48 p.m.

Washington.- El gobierno enviará equipos para realizar la prueba del virus del zika a departamentos de salubridad de todo Estados Unidos, pero advierte que podría haber escasez temporal ya que muchas mujeres viajeras intentan saber si regresaron con una infección que podría poner en riesgo el desarrollo de su bebé.

Funcionarios de salubridad no esperan un contagio generalizado del virus en Estados Unidos continental, pero dijeron el jueves que Puerto Rico es particularmente vulnerable. Pidieron un fondo de emergencia al Congreso para luchar contra el brote que rápidamente se extiende por Latinoamérica.

"Podríamos ver una rápida propagación por la isla y debemos responder con urgencia", dijo el doctor Tom Frieden, director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades a un subcomité asignado del Senado.

Se sospecha que el virus del zika, transmitido por mosquito, produce una rara, pero devastadora, malformación congénita llamada microcefalia, que causa una anormalmente pequeña cabeza que puede ocasionar daño cerebral. Brasil ha reportado un aumento en casos de microcefalia cuando el zika explotó en ese país, aunque los científicos no han encontrado una relación definitiva.

"Con cada día que pasa la evidencia de que el zika está relacionado se fortalece", dijo Frieden. "Incluso esta semana, cuando la información que ha surgido lo hace asemejarse mucho a un virus que llamamos neurotrópico — que ataca las células nerviosas".

El mes pasado su agencia encontró el virus del zika en el tejido cerebral de dos recién nacidos de Brasil y en las placentas de dos abortos espontáneos.

Los CDC aconsejan a mujeres embarazadas o que buscan embarazarse no viajar a lugares afectados por el zika. Pero si ya lo hicieron, los CDC les piden a los médicos que hagan pruebas de zika a las mujeres entre dos y 12 semanas después de haber regresado. Aquellas infectadas podrían someterse a ultrasonidos para monitorear el desarrollo del feto.

La administración de Obama le pidió al Congreso un fondo de emergencia de 1.800 millones de dólares para combatir al zika en el país y el extranjero, incluida la erradicación del mosquito, el estudio de su relación con la microcefalia y el desarrollo una vacuna.