AP
28 de junio de 2018 / 10:11 p.m.

CIUDAD DE GUATEMALA.— El vicepresidente estadounidense, Mike Pence exigió a los países centroamericanos que apliquen más medidas para contener la migración ilegal porque es “mucho más urgente” que en el pasado.

“Este éxodo tiene que terminar; es una amenaza a la seguridad de Estados Unidos, y como nosotros respetamos su soberanía, sus fronteras, nosotros insistimos que respeten la nuestra”, afirmó.

Pence hizo estas declaraciones durante un mensaje a la prensa junto al presidente Jimmy Morales, el mandatario salvadoreño Salvador Sánchez Cerén y el de Honduras, Juan Orlando Hernández, con quienes se reunió en Ciudad de Guatemala después de visitar Ecuador.

El encuentro con los centroamericanos, pese a la firmeza de sus declaraciones, fue calificado por el vicepresidente como una conversación “franca” y “sincera” entre “amigos y aliados”.

Aunque todo apuntaba a que en el encuentro iba a haber reclamos de los centroamericanos para agilizar la reunificación de las familias separadas en Estados Unidos, no fue así.

El mensaje de Pence fue sumamente contundente, exigiéndoles a los países del llamado “triángulo norte” de Centroamérica que hagan mucho más para parar la migración.

“Nuestras naciones necesitan que sus países hagan más”, afirmó. “En la frontera sur se necesitan más acciones y es mucho más urgente que en el pasado”.

Para el funcionario estadounidense “son pocos (los migrantes) que están escapando de una persecución” y entre ellos hay miembros de las pandillas, por eso sugirió a cada uno de los gobiernos que convenzan a sus ciudadanos de no cruzar sin permiso, de que “no pongan en juego su vida” porque el gobierno de Donald Trump está comprometido a “poner punto final a esta crisis”.

“Díganle a su gente que venir a Estados Unidos de forma ilegal va a tener como resultado un viaje duro y una vida más dura”, subrayó.


dat