NOTIMEX
7 de noviembre de 2017 / 10:12 a.m.

SEÚL.- Estados Unidos y Corea del Sur acordaron hoy intensificar la presión sobre Corea del Norte para que detenga su programa nuclear, además decidieron levantar las restricciones sobre la capacidad de carga de los misiles surcoreanos para reforzar la capacidad defensiva de Seúl contra Pyongyang.

“Hemos llegado a un acuerdo final para eliminar todas las restricciones de peso de las ojivas nucleares de los misiles surcoreanos", que hasta ahora era de 500 kilogramos, dijo el presidente surcoreano Moon Jae-in, en una rueda de prensa conjunta con su colega estadunidense, Donald Trump, al término de su reunión en la Casa Azul.

Ambos mandatarios también acordaron expandir y fortalecer el despliegue rotativo de las fuerzas estratégicas de Estados Unidos en Corea del Sur y sus alrededores, según la agencia surcoreana de noticias Yonhap.

En el marco de la misma conferencia de prensa, televisada a nivel nacional, el presidente surcoreano aseveró que con los acuerdos alcanzados con Trump se logrará “un nivel de cooperación sin precedentes" con Estados Unidos con el objetivo de mejorar el capacidad defensiva de Corea del Sur.

Asimismo, los mandatarios de Estados Unidos y Corea del Sur decidieron seguir ejerciendo presión sobre Corea del Norte.

"Exigimos que Corea del Norte detenga el desarrollo de su programa nuclear y regrese a las negociaciones", declararon.

Si bien no habló sobre conversaciones directas, el presidente estadunidense exhortó a Corea de Norte a sentarse a la mesa de negociaciones y llegar a un acuerdo sobre su programa nuclear.

Trump, quien llegó este martes a Seúl en el marco de su gira asiática, afirmó que ve “ciertos movimientos” hacia un posible diálogo con Corea del Norte, después de que su Administración decidiera endurecer el tono con el régimen de Kim Jong-un.

"Estamos mostrando una posición muy fuerte, y creo que entienden que tenemos un poder militar incomparable", dijo Trump al ser preguntado sobre la postura de Washington frente a Pyongyang y sobre la posibilidad de conducir a Corea del Norte a unas negociaciones para la desnuclearización.

“Creemos que tendría sentido para Corea del Norte que decidieran sentarse a la mesa de negociaciones y hacer un acuerdo (…) Es cierto que veo cierto movimiento, sí, veremos a dónde conduce”, indicó.

Sin embargo, el jefe de la Casa Blanca insistió en que su país está preparado para utilizar "todas sus capacidades militares contra Corea del Norte, si fuera necesario".

"Dios quiera que nunca tengamos que usar" la fuerza militar contra Corea del Norte, señaló tras subrayar la fuerza estadunidenses en la región, donde han sido desplegados submarinos y portaaviones como advertencia a Corea del Norte.

Trump aseguró que Washington continúa buscando "todas las soluciones a excepción de la militar" e instó a toda la comunidad internacional, "incluidos China y Rusia", a trabajar conjuntamente para que Corea del Norte "abandone su programa nuclear".

Más temprano, el presidente estadunidense había dicho que “todo se arreglará”, con respecto al desafío armamentístico planteado por Corea del Norte, el cual marca buena parte de la agenda de su gira asiática.

"Vamos a tratar con los principales generales la situación en Corea del Norte. En última instancia, todo se arreglará. Siempre se arregla. Tiene que arreglarse", dijo Trump en Camp Humphreys, a donde almorzó con las tropas estadunidenses en cuanto aterrizó en la base aérea de Osan, al sur de Seúl.

Tras visitar Camp Humphreys, y reunirse con Moon en la Casa Azul, Trump asistió a una cena de Estado con música en vivo, en la que estuvieron presentes artistas tradicionales e intérpretes pop.

Mañana miércoles se dirigirá al Parlamento, pero no tiene previsto visitar la Zona Desmilitarizada que divide la península, un viaje que Washington descartó por considerarlo como un "cliché".

Después de permanecer en Corea del Sur, el presidente de Estados Unidos viajará a China, después a Vietnam para asistir a la cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) y posteriormente irá al foro de la Asociación de Naciones del Sureste Asiático (ASEAN) en Manila, Filipinas.

ilp