reuters
22 de marzo de 2016 / 07:19 a.m.

Berlín. - Las autoridades de Alemania, Francia, Gran Bretaña, Dinamarca, Suecia, Finlandia y Holanda dijeron el martes que incrementaron las medidas de seguridad después de las explosiones en Bruselas, que provocaron la muerte de al menos 34 personas.

Funcionarios alemanes han incrementado las medidas de seguridad en los aeropuertos, estaciones de tren y las fronteras con Bélgica, Francia, Holanda y Luxemburgo, dijo el martes un portavoz de la policía federal.

En tanto, Francia decidió desplegar mil 600 oficiales de policía adicionales para impulsar la seguridad en sus fronteras y en el transporte público luego de las mortales explosiones en Bruselas, dijo el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Un total de 400 policías adicionales reforzarán la seguridad en París y patrullas militares se enfocarán en centros de transporte público, dijo el ministro tras una reunión de emergencia con el presidente Francois Hollande. Agregó el país seguía en amenaza de seguridad "extremadamente alta".

Por su parte, la policía británica incrementará su presencia en lugares clave en todo el país, incluyendo centros de transporte. Mark Rowley, el funcionario antiterrorista de más alto nivel, dijo que la medida era de precaución y no provenía de ninguna información puntual de inteligencia.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, recomendó el martes a los ciudadanos de su país que no viajen a Bélgica tras los ataques con bomba en Bruselas y dijo en una rueda de prensa que se habían incrementado los controles policiales y militares en aeropuertos y estaciones de tren alrededor de Holanda.

La policía en Dinamarca, Suecia y Finlandia también incrementó la seguridad en los aeropuertos y lugares públicos tras los ataques en Bruselas.

Por su parte, el Gobierno español en funciones convocó para el martes por la tarde una reunión de la mesa de evaluación de la amenaza terrorista. Todos los vuelos con dirección a Bruselas procedentes de España fueron cancelados.

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, fue informado sobre los ataques en Bruselas mientras se encontraba de visita en Cuba y funcionarios estadounidenses estaban en contacto con sus pares belgas, dijo un funcionario de la Casa Blanca.