Reuters
9 de febrero de 2014 / 08:59 p.m.

Beriut.  - Más de 600 personas lograron evacuar el domingo el centro en ruinas de la ciudad de Homs, informó un funcionario sirio, escapando a más de un año de hambruna y miseria provocadas por uno de los asedios más prolongados de la guerra civil.

Las personas evacuadas, principalmente mujeres, niños y ancianos, recibieron apoyo de trabajadores de Naciones Unidas y de la Media Luna Roja, en el tercer día de un operativo durante el cual las caravanas con suministros de asistencia estuvieron bajo el fuego de morteros.

"El último vehículo ha llegado y el total es de 611 personas", dijo el gobernador de Homs, Talal al-Barazi, al canal de televisión local Al Mayadeen, agregando que se envió más ayuda a una zona de la ciudad controlada por los rebeldes.

Barazi y voluntarios de la Media Luna Roja dijeron que estaban trabajando para extender la operación más allá del domingo, el último día del cese al fuego acordado para la ciudad entre las fuerzas militares y los combatientes.

Algunos de los evacuados eran hombres en edad para combatir que no calificaban originalmente para salir, dijo Barazi, pero que habían acordado entregarse a la policía y a las autoridades judiciales y podrían quedar en libertad bajo una amnistía.

Las autoridades sirias sospechan que todos los hombres en edad de combatir son parte de las fuerzas rebeldes que buscan derrocar al presidente Bashar al-Assad.

El equipo conjunto de Naciones Unidas y la Media Luna Roja estuvo atrapado durante horas en el centro de Homs el sábado, cuando fue blanco de ataques de morteros al momento de entregar suministros médicos y alimentos.

El viernes, en la primera de las tres operaciones humanitarias planeadas en Homs, se evacuaron a 83 mujeres, niños y ancianos de las ruinas del centro de la ciudad, menos que los 200 que el gobernador local había previsto.

Muchos mostraban signos de desnutrición, dijo la ONU.

Las negociaciones se reanudarán el lunes en Ginebra.