10 de noviembre de 2014 / 04:56 p.m.

 

Bolivia.- El presidente Evo Morales ofreció financiar la búsqueda de túneles secretos en antiguos templos y conventos católicos para poner en la mira del turismo internacional a Potosí, una de las ciudades más antiguas de Bolivia.

"Tengo información de que hay túneles secretos que conectan las iglesias. Me gustaría rehabilitarlos porque sería noticia mundial y lanzaría a Potosí como ciudad turística internacional", dijo el mandatario en esa ciudad, 420 kilómetros al sureste de La Paz.

Agregó que su gobierno está dispuesto a financiar la excavación y pidió al alcalde de la ciudad un proyecto.

El anuncio público tomó por sorpresa a los obispos. "Los templos son patrimonio del Estado, pero la dueña y administradora es la Iglesia Católica sin cuya autorización no podría llevarse adelante una intervención estatal, menos una excavación que pondría en peligro" la edificación, dijo el vocero del arzobispado en la región oriental de Santa Cruz, Edwin Bazán.

Potosí fue fundada en 1545 cuando los colonizadores españoles descubrieron allí la montaña de plata más rica del nuevo continente. En el siglo XXVI fue la ciudad más poblada y rica del nuevo mundo y una de sus mayores riquezas son sus templos y conventos coloniales de más de cuatro siglos.

La Iglesia Católica boliviana siempre ha negado la existencia de túneles secretos que conecten los antiguos templos y conventos aunque admitió la presencia de criptas subterráneas donde antiguamente se enterraban nobles y ricos mineros.

"Por lo que hemos podido averiguar no hay esos túneles. En el oriente se encontraron excavaciones que llegan hasta cierto punto y que tenían otros usos, pero no eran para conectarse o escapar", dijo Bazán.

En 1987 la UNESCO declaró a Potosí Patrimonio Mundial de la Humanidad por su rica arquitectura colonial, su complejo industrial minero del siglo XXVI y su intrincado sistema de acueductos, pero la organización nunca mencionó la posible existencia de túneles bajo la ciudad.

Actualmente Potosí, situada a casi 4.000 metros de altitud, es una de las ciudades más pobres del país. Este la UNESCO la incluyó en la lista de sitios históricos en peligro debido a que la actividad minera ha puesto en riesgo el patrimonio, incluyendo su emblemático "Cerro Rico" por hundimientos en su cúspide.

Morales es católico como la mayoría de los bolivianos pero mantiene una relación fría y distante con los obispos, a quienes les atribuyen una tendencia autoritaria.

FOTO: APAP