ap
30 de noviembre de 2017 / 09:32 a.m.

LA HAYA.- Había una sustancia letal en el envase del que bebió un criminal de guerra croata poco antes de morir, según dijo el jueves una fiscal holandesa, mientras avanzaba la investigación independiente sobre la dramática muerte de Slobodan Praljak.

“Hubo un análisis preliminar de la sustancia en el envase y todo lo que puedo decir por ahora es que había una sustancia química en ese envase que puede provocar la muerte”, explicó en una entrevista telefónica con The Associated Press la fiscal Marilyn Fikenscher.

El reo de 72 años conmocionó el miércoles al Tribunal Penal Internacional para la Antigua Yugoslavia cuando ingirió un líquido de un pequeño frasco segundos después de que un juez de apelaciones de la ONU confirmara su sentencia de 20 años de prisión.

El que fuera comandante de las fuerzas bosnias croatas durante la guerra dijo en el tribunal que había tomado un veneno. Fue trasladado a un hospital de La Haya, donde murió, indicó el portavoz del tribunal Nenad Golcevski.

Praljak fue condenado en 2013 de delitos como asesinato, persecución y deportación por su papel en un plan para crear un miniestado croata bosnio en Bosnia a principios de la década de 1990.

Pronto se realizará una autopsia al cuerpo de Praljak que incluirá pruebas toxicológicas, indicó Fikenscher.

Por su parte, el primer ministro croata dijo que el reo quería enviar un mensaje de que el veredicto en su contra era injusto. Praljak estaba “obviamente consternado por la posibilidad de ser condenado” por crímenes de guerra durante la guerra de Bosnia entre 1992 y 1995, dijo el primer ministro, Andrej Plenkovic.

La pesquisa holandesa estudiará cómo consiguió el condenado llevar el pequeño frasco hasta la protegida sala del tribunal, indicó la fiscal.

Un abogado que ha defendido con frecuencia a sospechosos en el tribunal de crímenes de guerra dijo a AP que sería fácil introducir veneno en la sala.

El destacado abogado serbio Toma Fila dijo que la seguridad para los abogados y otros trabajadores de la sala “es igual a la de un aeropuerto”. Los agentes de seguridad inspeccionan los objetos de metal y confiscan los celulares, pero “píldoras y pequeñas cantidades de líquidos” no quedarían registradas, indicó Fila el miércoles.

Praljak era escritor y director de cine y teatro antes de convertirse en general durante la guerra. Según los documentos de su acusación, también trabajó como profesor de filosofía y sociología.

Era uno de los seis croatas que asistían a la vista de apelación, donde el tribunal ratificó penas de prisión para los seis acusados entre 10 y 25 años.

El comité de cinco jueces de Naciones Unidas revocó algunas partes de las condenas, pero respaldó la mayoría y se mostró de acuerdo con los abogados del juicio inicial, que concluyeron que los crímenes habían formado parte de una “iniciativa penal conjunta” vinculada al fallecido presidente croata Franjo Tudjman y otros altos cargos croatas.



ilp