17 de enero de 2013 / 10:38 p.m.

Luego de reunirse en Puebla con integrantes de la bancada panista, el presidente nacional del PAN anunció que pedirán ajustes en el Pacto por México.

 Puebla • El presidente nacional del PAN, Gustavo Madero, anunció que el Pacto por México no será rehén de situaciones políticas, pero sí pedirán una reestructuración para incluir más a los legisladores. Asimismo, habrá de exigir al gobierno del presidente Enrique Peña Nieto respeto al partido, a su militancia y liderazgos ante la “campaña de golpeteo” que denunciaron diversos senadores.

A su vez, el senador panista Roberto Gil precisó que entre los cambios que demandará Acción Nacional al Pacto por México, está incluir un capítulo de “blindaje electoral”, para evitar que en los 14 estados donde habrá elecciones el 7 de julio, se destinen programas oficiales para golpetear al adversario político.

Madero se reunió casi tres horas con los integrantes de la bancada panista que sesiona en esta ciudad para diseñar su agenda, luego de que anoche senadores se quejaron de que hay un golpeteo sistemático a las gestiones presidenciales panistas y a sus militantes.

En conferencia, se le preguntó a Madero si resolvieron replantear la relación con el gobierno federal, como demandaron los senadores, a lo que Madero respondió que una cosas es al Pacto por México y otra la relación del partido.

“El pacto es una forma de relacionarse con un gobierno en turno, es la oportunidad de relacionarse con una agenda de cambios y de reformas, eso es lo importante. La relación del partido, con los otros partidos y el gobierno es independiente y exigiremos siempre respeto, exigiremos siempre un reconocimiento del comportamiento institucional del gobierno”, dijo.

“Le exigiremos que se comporte de una manera que garantice el piso parejo en las elecciones estatales de los 14 estados que tendremos elecciones el 7 de julio, eso lo haremos como partido político”, subrayó Madero.

Al advertir sin embargo, que el pacto no será utilizado como rehén, porque es una relación que tiene el PAN con una agenda ahí establecida, lo que es independiente “y seremos muy claros de exigirle respeto a mi partido, respeto a los logros de los gobierno y respeto a los panistas”.

Se le hizo notar que hay molestia por lo que los panistas denominaron “campaña de golpeteo”, y refirió que el PAN está comprometido al 100 por ciento con la agenda del pacto, pero “lo que sí advertimos es que curiosamente hay una andanada de ataques mediáticos sistemáticos contra nuestros gobiernos, nuestro partido, contra nuestros militantes y liderazgos”.

Madero manifestó que el PAN está analizando su motivación, qué lo detona, la ocurrencia que se está dando en estos momentos precisamente en una situación de cambio de gobierno, “curiosamente donde se vuelve una prensa menos crítica de los temas de inseguridad, en los temas del manejo de los subsidios a las gasolinas y este cambio de situación está también teniendo un cambio de posicionamiento mediático de muchos interlocutores”.

En ese sentido, diría que se analiza en qué contexto el partido debe de tener una estrategia clara “para defender nuestros gobiernos, para defender nuestra agenda, nuestro partido y a nuestros militantes de una manera unida. Esto nos une y nos acerca más”.

Explicó que el PAN planteará tres cambios de funcionamiento en el Pacto por México: establecer mesas de trabajo para cada uno de los temas mencionados con un documento inicial de arranque de la discusión.

Dar oportunidad de que “muchos” de estos temas sean presentados por legisladores, por los coordinadores, y no sólo por el poder Ejecutivo.

Así como definir un equipo de interlocución que permita tener las mejores propuestas, con un calado reformador mayor.

ANGÉLICA MERCADO