NOPTIMEX
22 de febrero de 2016 / 07:56 p.m.

Miami.- Grupos del exilio cubano preparan protestas en Miami y frente a las costas de Cuba por la visita del presidente Barack Obama a la isla, prevista para el 21 y el 22 de marzo.

La visita reviste un carácter histórico, pues el último presidente de Estados Unidos en visitar Cuba durante su mandato fue Calvin Coolidge, en 1928, pero los exiliados creen que sólo legitimizará a una régimen que se ha perpetuado en el poder más de cinco décadas, que no da opciones políticas a sus ciudadanos y reprime a los que se le oponen.

Ramón Saúl Sánchez, líder del Movimiento Democracia, dijo que el jueves próximo anunciarán los detalles de una flotilla que realizarán frente a las costas de Cuba en coincidencia con la visita del mandatario estadounidense a la isla.

“Queremos hacer una presencia frente a Cuba reclamando elecciones libres en el momento en que Raúl Castro deje el trono y no lo haga de un dedazo”, dijo Sánchez.

“También vamos a abogar por la reunificación de la familia cubana”, señaló el activista, quien ha realizado cinco huelgas de hambre, campañas de desobediencia civil, flotillas frente a las costas cubanas y ha estado preso unas siete veces por su activismo contra el régimen de Cuba.

“La visita de Obama es sólo para ratificar al régimen terrorista de La Habana”, dijo Miguel Saavedra, líder del grupo anticastrista Vigilia Mambisa.

Saavedra afirmó que en cuanto se acerque más la fecha de la visita darán a conocer los detalles de su protesta que seguramente abarcará un lugar frente al icónico restaurante Versailles de la Calle 8, donde regularmente realizan sus demostraciones.

“El presidente Obama quiere de todas maneras hacerle ver al Congreso de que se puede hacer algún tipo de negocios con Cuba para que leventen el embargo comercial”, refirió Saavedra.

Mientras el Congreso de Estados Unidos dominado por los republicanos se resiste a levantar el embargo comercial contra Cuba, impuesto hace 54 años, el gobierno de Obama ha tomado medidas ejecutivas para flexibilizar los viajes y algunas transacciones comerciales.

Este giro en las relaciones entre Washington y La Habana, países antagonistas de la Guerra Fría, se produjo en julio del año pasado, cuando ambas naciones restablecieron formalmente las relaciones diplomáticas.