AP
10 de febrero de 2016 / 07:27 p.m.

Boston.- Para los miles de refugiados sirios que se espera lleguen a Estados Unidos en los próximos meses, la prioridad son elementos de primera necesidad como atención sanitaria, empleos, educación y una vivienda segura, pero hay un aspecto para el que las organizaciones que les ayudan a instalarse podrían no estar preparadas y que los propios refugiados podrían afrontar con una actitud de negación: la necesidad de atender a las cicatrices mentales dejadas por la guerra, según los expertos.

Iham Al Horani, un refugiado de 32 años que vive en Worcester, Massachusetts, dijo que tiene poco tiempo para pensar en su salud mental en unos meses saturados por la búsqueda de trabajo y por llevar a su madre, que se recupera de disparos de francotirador, a las citas médicas.

"Era difícil, de lo que veníamos", comentó Al Horani a través de un traductor. "Las condiciones de vida en el campo de refugiados eran malas, pero al fin estamos aquí".

Las organizaciones que trabajan con refugiados dicen que es demasiado pronto para evaluar de forma completa las necesidades de salud mental de los que llegan, pero los expertos señalan que es importante seguir la pista del estado emocional de los recién llegados porque los síntomas podrían no aparecer durante meses o años, mucho después de que hayan dejado atrás los servicios de ayuda a la reubicación.

Estados Unidos ha recibido a unos 2.500 refugiados sirios desde 2011, aunque se espera que esa cifra salte a al menos 10.000 en el año fiscal iniciado el pasado octubre. Los expertos estiman que entre el 10 y el 20% de los sirios que lleguen tendrán problemas psicológicos que requerirían tratamiento.

"Están en la fase de luna de miel", informó Richard Mollica, profesor de psiquiatría en la Facultad de Medicina de Harvard, que lleva décadas trabajando con víctimas tortura y genocidio. "En el primer año están muy contentos de haber salido de esa situación. Sienten que en Estados Unidos va a ocurrir algo maravilloso".

"Es sólo dos años más tarde o así cuando hay una crisis mental", dijo. "Es en ese momento cuando la realidad les alcanza y de verdad necesitan mucha atención de salud mental".